Descubrí hace poco los modelos a escala de la casa Meng que son una parodia tipo dibujos animados de los  tanques más famosos de la segunda guerra mundial.

Pertenecen a su colección World War Toons y quede muy complacido por su espectacular calidad y la rapidez para montarlos, incluso  sin necesidad de pegamento. Su escala viene a ser parecida a 1/48, y son fantáticos para ser adaptados por ejemplo a Warhammer 40K.

Todos son muy característicos pero enseguida me quede cautivado con los modelos franceses que suelen verse muy poco en las mesas de juego. Elegí un Somua S35 y descubrí que también tenían en catálogo un gigantesco Char B1 Bis.  Ambos tienen mucha personalidad y quedan espectaculares una vez montados y pintados.

 


Hacía un tiempo que obraba en mi poder el reglamento What a Tanker, publicado por Too Fat Lardies y que permite pequeños enfrentamientos de tanques donde cada jugador debe controlar las acciones de la tripulación de uno o dos vehículos bajo su mando.

Es un juego ligero, para pasar un rato divertido con los amigos. La mecánica de juego está reñida a sacarle partido a tiradas de dados para cada uno de tus vehículos. Los resultados de esos dados pueden ser usados para desplazar el tanque, otear en busca de enemigos, recargar, apuntar el cañón y dispararlo. Además hay un resultado que actúa de comodín y que permite reemplazar una acción o duplicarla. Adicionalmente algunos tanques poseen carácterísticas especiales que modifican de alguna manera la mecánica o carácteristicas de juego.

 

Así que me pareció que la oportunidad era ideal, un reglamento para no ser tomado muy en serío y que prima la diversión junto con unos modelos más cercanos a la parodia que a la realidad.

 

Decidí por tanto llevar  acabo una pequeña partida, que he situado en 1940 en los alrededores de  la ciudad de Stonne y para la que he escogido unos adversarios históricos para enfrentarse a mis Franceses; un par de Panzer T(38) t. 

 

A cada turno se lanzan dados para ver el ordén en el que podrán actuar los tanques.

Esta tirada de iniciativa puede ser modificada salvando algún dado comodín de un turno a otro y garantizarte que podrás actuar en primer lugar en un momento crítico.

 

En la partida comenzó activando uno de los pequeños Panzer que rodeo una de las casas y obtuvo en la tirada de dados suficientes resultados como para mover, (los T(38) poseen una habilidad especial "Fast" que permite cambiar un resultado de sus dados por uno de movimiento), adquirir como blanco al Somua situado junto a la casa, disparar sobre el, e incluso recargar tras el disparo.

Desafortunadamente el tiro fué fallido y el Somua S35 tuvo la delicadeza de responder a las "atenciones" del Teutón. Sus seis dados, de los que tres erán comodines le permitieron adquirir su objetivo, apuntar (implementando el resultado con un comodín, que paso a ser un segundo apuntado), abrir fuego e incluso recargar a continuación. Los obstáculos en la línea de visión aportan modificadores negativos a la tirada para impactar pero se puede compensar usando más dados de apuntado.
El disparo impactó causando 1 daño temporal al Panzer. Los daños temporales restan un dado de la tirada (el T(38) posee 6 iniciales), pero puede restituirlo más adelante con el gasto de un comodín.

El segundo Panzer decidió avanzar en apoyo de su compañero.

El turno lo cerraba el Char Bis. Su tirada disponía de los suficientes resultados como para apuntar a su contrincante pero no para disparar, por lo que hizo uso del comodín para hacerlo, e incluso pudo recargar para el siguiente turno.
 

El disparo impactó pero solo obtuvo un resultado de impacto superficial, obligando al Panzer a recular, (al hacerlo deberá adquirir de nuevo blancos en los siguientes turnos, consumiento al menos 1 dado para este proceso).

Al comienzo del segundo turno, el primero en activar es el segundo Panzer, que hace buen uso de los resultados de sus dados y de su habilidad Fast, para girar 180 grados y cambiar el flanco hacía su izquierda, atravesando el campo de trigo y quedando casí a cubierto del Char Bis detrás de la casa.


El segundo en activar es el Somua que usa todos sus dados para avanzar en apoyo del Char Bis y disparando sobre el Panzer de su izquierda, al que causa 2 daños temporales más. Este último al activar poco puede hacer y queda detenido delante de sus enemigos.

Un nuevo turno y la diosa fortuna parece sonreir al audaz panzer que estaba en vanguardia. Unos buenos resultados en las tiradas de movimientos le permiten flanquear a los carros franceses, abrir fuego sobre el Char Bis e incluso continuar avanzando hacia la retaguardía.

El impacto causa a duras penas un daño temporal al mastodonte frances, la razón de no haber conseguido un daño mayor reside en que el Char Bis posee la regla especial Heavy que hace que su blindaje lateral seá tan resistente como su blindaje frontal. Son estos pequeños detalles los que hacen que What a Tanker refleje de alguna manera las virtudes y defectos de sus contrapartes reales en la historia.
 El siguiente en activar es precisamente el Char Bis pero su tirada de dados es muy poco efectiva y solo puede recular y apuntar al escurridizo tanque alemán.
El turno se termina con una retirada marcha atrás del otro Panzer T(38) y con el encaramiento del Somua apuntando al contrincante situado en su retaguardia.

Un nuevo turno llega y los dados de la suerte sonrien al Char Bis que resulta el primero en activar, abriendo fuego de inmediato sobre el Panzer y causándole 2 daños temporales y 1 permanente. Este último resultado es una mala noticia puesto que al reves de los temporales, los daños permanentes no puede ser restituidos.
Le toca el turno ahora al Panzer, pero su tirada de dados se ha reducido a solo 2 dados, por lo que unicamente puede continuar su loca huida hacia adelante.
Un poco cansado de este juego del gato y el ratón, el Somua, siguiente en activar,  hace fuego y aunque solo causa daños temporales (el cañón de 47mm con el que están armados todos estos carros no posee una penetración y daño muy grandes), son suficientes para agotar los dados que le restaban al Panzer por lo que su tripulación se ve obligada a abandonarlo.

Su compañero ha conseguido al menos retroceder y disparar en venganza, casuando 1 daño temporal al Char Bis.
Al activar el Somua termina con el enfrentamiento casusando los suficientes daños temporales como para agotar la reserva de dados del Panzer, causando un nuevo abandono de vehículo.

¡Victoria para el bando Frances!
A pesar de no haber podido ver a ningún carro saltar por los aires, algo dificil para la poca diferencia entre las carácteristicas de los vehículos de ambos bandos, la partida ha sido divertida y ágil. Muy recomendable con unas cervezas para pachanguear con los amigos.

Por: Eladiator

Comparte en tus Redes

Vistas:

Descubrí hace poco los modelos a escala de la casa Meng que son una parodia tipo dibujos animados de los  tanques más famosos de la segunda guerra mundial.

Pertenecen a su colección World War Toons y quede muy complacido por su espectacular calidad y la rapidez para montarlos, incluso  sin necesidad de pegamento. Su escala viene a ser parecida a 1/48, y son fantáticos para ser adaptados por ejemplo a Warhammer 40K.

Todos son muy característicos pero enseguida me quede cautivado con los modelos franceses que suelen verse muy poco en las mesas de juego. Elegí un Somua S35 y descubrí que también tenían en catálogo un gigantesco Char B1 Bis.  Ambos tienen mucha personalidad y quedan espectaculares una vez montados y pintados.

 


Hacía un tiempo que obraba en mi poder el reglamento What a Tanker, publicado por Too Fat Lardies y que permite pequeños enfrentamientos de tanques donde cada jugador debe controlar las acciones de la tripulación de uno o dos vehículos bajo su mando.

Es un juego ligero, para pasar un rato divertido con los amigos. La mecánica de juego está reñida a sacarle partido a tiradas de dados para cada uno de tus vehículos. Los resultados de esos dados pueden ser usados para desplazar el tanque, otear en busca de enemigos, recargar, apuntar el cañón y dispararlo. Además hay un resultado que actúa de comodín y que permite reemplazar una acción o duplicarla. Adicionalmente algunos tanques poseen carácterísticas especiales que modifican de alguna manera la mecánica o carácteristicas de juego.

 

Así que me pareció que la oportunidad era ideal, un reglamento para no ser tomado muy en serío y que prima la diversión junto con unos modelos más cercanos a la parodia que a la realidad.

 

Decidí por tanto llevar  acabo una pequeña partida, que he situado en 1940 en los alrededores de  la ciudad de Stonne y para la que he escogido unos adversarios históricos para enfrentarse a mis Franceses; un par de Panzer T(38) t. 

 

A cada turno se lanzan dados para ver el ordén en el que podrán actuar los tanques.

Esta tirada de iniciativa puede ser modificada salvando algún dado comodín de un turno a otro y garantizarte que podrás actuar en primer lugar en un momento crítico.

 

En la partida comenzó activando uno de los pequeños Panzer que rodeo una de las casas y obtuvo en la tirada de dados suficientes resultados como para mover, (los T(38) poseen una habilidad especial "Fast" que permite cambiar un resultado de sus dados por uno de movimiento), adquirir como blanco al Somua situado junto a la casa, disparar sobre el, e incluso recargar tras el disparo.

Desafortunadamente el tiro fué fallido y el Somua S35 tuvo la delicadeza de responder a las "atenciones" del Teutón. Sus seis dados, de los que tres erán comodines le permitieron adquirir su objetivo, apuntar (implementando el resultado con un comodín, que paso a ser un segundo apuntado), abrir fuego e incluso recargar a continuación. Los obstáculos en la línea de visión aportan modificadores negativos a la tirada para impactar pero se puede compensar usando más dados de apuntado.
El disparo impactó causando 1 daño temporal al Panzer. Los daños temporales restan un dado de la tirada (el T(38) posee 6 iniciales), pero puede restituirlo más adelante con el gasto de un comodín.

El segundo Panzer decidió avanzar en apoyo de su compañero.

El turno lo cerraba el Char Bis. Su tirada disponía de los suficientes resultados como para apuntar a su contrincante pero no para disparar, por lo que hizo uso del comodín para hacerlo, e incluso pudo recargar para el siguiente turno.
 

El disparo impactó pero solo obtuvo un resultado de impacto superficial, obligando al Panzer a recular, (al hacerlo deberá adquirir de nuevo blancos en los siguientes turnos, consumiento al menos 1 dado para este proceso).

Al comienzo del segundo turno, el primero en activar es el segundo Panzer, que hace buen uso de los resultados de sus dados y de su habilidad Fast, para girar 180 grados y cambiar el flanco hacía su izquierda, atravesando el campo de trigo y quedando casí a cubierto del Char Bis detrás de la casa.


El segundo en activar es el Somua que usa todos sus dados para avanzar en apoyo del Char Bis y disparando sobre el Panzer de su izquierda, al que causa 2 daños temporales más. Este último al activar poco puede hacer y queda detenido delante de sus enemigos.

Un nuevo turno y la diosa fortuna parece sonreir al audaz panzer que estaba en vanguardia. Unos buenos resultados en las tiradas de movimientos le permiten flanquear a los carros franceses, abrir fuego sobre el Char Bis e incluso continuar avanzando hacia la retaguardía.

El impacto causa a duras penas un daño temporal al mastodonte frances, la razón de no haber conseguido un daño mayor reside en que el Char Bis posee la regla especial Heavy que hace que su blindaje lateral seá tan resistente como su blindaje frontal. Son estos pequeños detalles los que hacen que What a Tanker refleje de alguna manera las virtudes y defectos de sus contrapartes reales en la historia.
 El siguiente en activar es precisamente el Char Bis pero su tirada de dados es muy poco efectiva y solo puede recular y apuntar al escurridizo tanque alemán.
El turno se termina con una retirada marcha atrás del otro Panzer T(38) y con el encaramiento del Somua apuntando al contrincante situado en su retaguardia.

Un nuevo turno llega y los dados de la suerte sonrien al Char Bis que resulta el primero en activar, abriendo fuego de inmediato sobre el Panzer y causándole 2 daños temporales y 1 permanente. Este último resultado es una mala noticia puesto que al reves de los temporales, los daños permanentes no puede ser restituidos.
Le toca el turno ahora al Panzer, pero su tirada de dados se ha reducido a solo 2 dados, por lo que unicamente puede continuar su loca huida hacia adelante.
Un poco cansado de este juego del gato y el ratón, el Somua, siguiente en activar,  hace fuego y aunque solo causa daños temporales (el cañón de 47mm con el que están armados todos estos carros no posee una penetración y daño muy grandes), son suficientes para agotar los dados que le restaban al Panzer por lo que su tripulación se ve obligada a abandonarlo.

Su compañero ha conseguido al menos retroceder y disparar en venganza, casuando 1 daño temporal al Char Bis.
Al activar el Somua termina con el enfrentamiento casusando los suficientes daños temporales como para agotar la reserva de dados del Panzer, causando un nuevo abandono de vehículo.

¡Victoria para el bando Frances!
A pesar de no haber podido ver a ningún carro saltar por los aires, algo dificil para la poca diferencia entre las carácteristicas de los vehículos de ambos bandos, la partida ha sido divertida y ágil. Muy recomendable con unas cervezas para pachanguear con los amigos.

Comparte esta entrada en tus Redes

Vistas:

Esta entrada ha sido publicada en el blog de un Miembro de la Forja de Marte y nosotros la recogemos aquí junto a miles de entradas relacionadas. Para leer el post completo, pásate por el blog del autor. No olvides volver aquí y compartirla si lo ves oportuno. Si crees que esta contenido no es apropiado, por favor, contacta con nosotros y háznoslo saber. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario