Facciones en Planescape: (XI) la Liga de la Libertad

Facciones en Planescape: (XI) la Liga de la Libertad

Bienvenidos al undécimo de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, la Liga de la Libertad.


¡Por aquí, tíos! ¡Más rápido! ¡Más rápido! El viejo Pasosfirmes os venderá lo oscuro de las cosas, pero si tardáis mucho vais a necesitar una linterna, eso pienso. Me llamo Merlianik Pasosfirmes, y tan seguro como que ese es mi nombre, que queréis echar un vistazo a lo que tengo aquí.” 

Claro, ahora no puedo venderlo por poco, he de venderlo por mucho, o por una barbaridad. Pero sea como sea, he de venderlo rápido, antes de que él se entere.” 

¡Libros! Cada uno de ellos puede hacer que un Cabezón entorne los ojos. Pero si te molestan y empiezan a hacer preguntas, pregúntales tú por el culo de Arcadia y por cómo terminó.”  

Las palabras del bariaur llegaron hasta las esquinas del Gran Bazar. La multitud que se arremolinaba en el Gran Bazar comenzó a detenerse mientras el bariaur sostenía en alto dos copias fuertemente atadas. A su lado, sus alforjas estaban llenas de libros y pergaminos. Podía oírse el tintineo de su cartera mientras depositaba en ella la pasta tras alcanzar a los clientes algunos tomos. 

Chocad mis manos con un poco de pasta, dos o tres aguijones de oro, no más; y veremos qué os puede interesar de lo que traigo. Palabras lo suficientemente baratas para todos. La verdad cuesta un poco más cara. El Manifiesto de los Fáctols a la venta si queréis echar un vistazo, y mucho más que eso si prestáis atención a mis palabras.” 

¿Y tú qué es lo que quieres, muchacha?”. Llegó a escuchar las palabras de una matasietes tiefling que se encontraba delante de él, antes de alzar mucho ambas cejas. Incluso mientras ella trataba de colarse entre las piernas de la multitud, Pasosfirmes ya se había dado media vuelta y miraba la Calle del Cobre de forma nerviosa. 

¡Gentes! ¡Gentes!” Se dirigió a la multitud, deslizando su monedero hacia un costado. “¡Lamento tener que irme tan deprisa, pero me necesitan en otro lugar! Mañana podréis encontrarme en otra calle diferente, en otro callejón o quizá en otro plano... pero me encontraréis si me buscáis.” 

Sonrió mientras la multitud se retiraba lentamente; levantó levemente su sombrero en dirección a los tres guardias del Gremio de Escoltas y enfiló por la Calle del Cobre a gran velocidad.  

Filosofía: Libertad e individualidad. 
Apodos: Indepes 
Cuartel general: Las Tierras Exteriores 
Principales razas: Bariaur, centauros, wemic, humanos, tiefling 
Principales clases: Ninguna 
Fáctol: Ninguno 
Miembros prominentes: Harys Hatchis (NB macho humano Mago11), Kylie (N hembra tiefling Pícara8 ) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias neutrales. 
Símbolo: Un dragón abstracto amarillento o dorado, formando un círculo y mordiendo su propia cola, las alas sobre el cuerpo pero pegadas a éste. 



FILOSOFÍA 

Un verdadero Indepe no tiene filosofía, y no tiene ningún problema en decírtelo si tratas de confrontar ideológicamente con él. Cuando se les pregunta directamente por puntos concretos de su creencia, la mayoría de Indepes contestará vagamente o no contestará en absoluto, devolviendo la pregunta a quien preguntó. Lo único en lo que la Liga de la Libertad se define y está de acuerdo es en su independencia. Son libres para pensar lo que quieran, y no entregarán esa libertad nunca, a ningún precio. Verás, la Liga de la Libertad no va de extender una determinada filosofía. No tienen una creencia común; de hecho, muchos de ellos no creen que haya una creencia “correcta” para empezar. Aceptar una filosofía sobre otra es autolimitarte y restringirte a ti mismo, negando el pensamiento independiente a favor de la opinión de otro tío. Los miembros de la Liga de la Libertad no están unidos por ningún credo más allá del individualismo, la libertad y la tolerancia. Aceptan a cualquiera, y no suelen juzgar a nadie; pueden encontrarse diseminados por todas las Tierras Exteriores y en Sigil. Al final, la filosofía de la Liga de la Libertad es que no tienen ninguna filosofía. Cada miembro es dueño de su propia mente, y no sigue un guión predeterminado escrito por otros. 

BREVE HISTORIA 

La verdadera edad de la Liga de la Libertad está perdida en el tiempo, y en los agujeros que hay en el registro de la historia de Sigil. Es posible que la Liga haya estado allí al menos tanto tiempo como las otras facciones, de una forma o de otra. Quizá incluso más, si la relajada alianza de mentes independientes existió antes de las facciones. Desafortunadamente, ni siquiera los Jefes tienen registros concluyentes acerca del tema. Una de las pocas cosas que algunos saben es que la Liga de la Libertad disfrutó de su mayor número de miembros poco después de la Gran Convulsión. Por aquellos tiempos, aproximadamente cuarenta y nueve facciones luchaban por el poder en Sigil hasta que la propia Dama decretó que sólo debía haber quince facciones. Muchas de esas facciones que no tenían ni el poder ni los miembros suficientes como para reclamar su plaza entre las quince cayeron bajo el manto de la Liga de la Libertad -una facción con una filosofía de laissez-faire que les permitiría mantener sus propios ideales. En dos semanas, la Liga de la Libertad se convirtió en la facción más numerosa de Sigil, con cerca de un millón de miembros.  

A pesar de eso, quince años después su número había descendido a cerca de veinte mil miembros. Los Indepes simplemente murieron a miles, sin advertencia y sin una causa registrada, a lo largo de un periodo de varios años. Naturalmente, muchos culparon a otras facciones de matarlos por envidia. Otros hablaban de una maldición de algún panteón de Poderes, e incluso algunos atribuyen las muertes a un conflicto interno desconocido. Los pocos registros médicos que han sobrevivido hasta la fecha hablan de una extraña plaga que buscaba específicamente a los Indepes como víctimas. Lo que fue la plaga, de dónde vino y por qué se detuvo antes de eliminar completamente a la facción, son preguntas que continúan siendo un misterio. Los Indepes que vivieron en aquella época normalmente rechazan hablar de lo que pasó, y parece que prefieren que aquello se olvide.  

La plaga regresó unos pocos años después, una vez más reduciendo el número de miembros de los Indepes de forma misteriosa. Los Indepes se sentían enfermos, muriendo en pocos días o incluso horas, sin que nadie pudiese encontrar una cura dentro de Sigil. En el burgo-portal de Puerta Comercial estaban disponibles algunos tratamientos, si es que el enfermo conseguía llegar a tiempo. Del mismo modo que la anterior plaga, golpeó sin advertencia previa, aunque de forma mucho más sutil , y muchos Indepes acabaron muertos antes de saber siquiera que estaban enfermos. Las noticias acabaron viajando a través de los traficantes de rumores Indepes hasta los oídos de todo el mundo, incitando a muchos Indepes a evitar Sigil completamente y quedarse en las Tierras Exteriores, al menos hasta que la plaga desapareciese de nuevo.  

Ya que la Liga de la Libertad siempre ha rechazado el denominarse como facción, o siquiera nombrar un fáctol, nunca han tenido representantes en la ciudad. Simplemente rechazan darle el control de su libertad a cualquier individuo para que la controle, incluso aunque eso pudiese tener sus beneficios. Así, antes de la Guerra de las Facciones, los Indepes no tenían derechos bajo la ley de Sigil. Naturalmente, esto ayudó a hacer del Harmónium sus peores enemigos, ya que los Cabezones creen que la idea de libertad de los Indepes va en contra de sus propios ideales de orden. Igualmente, con los estrictos requerimientos del Harmónium para que “todo el mundo se alinee y marche al son de un mismo tambor”, los Indepes sentían que su libertad se encontraba en peligro. Los miembros del Harmónium eran propensos a acosar a los miembros de la Liga de la Libertad, e incluso a arrestarlos basándose en acusaciones sin fundamento; y sin la representación legal a su favor, muchos Indepes simplemente desaparecían.  

Con los eventos de la Guerra de las Facciones, los Indepes, igual que el resto de facciones, se distrajeron de sus problemas cotidianos. Con sus líderes desaparecidos, los Indepes inmediatamente acusaron al Harmónium, a los Eutanastas e incluso a la Fraternidad del Orden, de ejecutarlos en secreto. Pero sin sus líderes, los Indepes pronto perdieron su corazón y su espíritu. Carentes de dirección, muchos Indepes unieron sus fuerzas con la Guardia del Destino contra los Cabezones, siguiendo un sentimiento de venganza. Los demás Indepes se retiraron fuera de Sigil a otras localizaciones seguras, sobre todo a Puerta Comercial, el burgo-portal más fuertemente alineado con sus creencias de todas las Tierras Exteriores.  

Tras el Edicto de la Dama, la Liga de la Libertad fue expulsad de Sigil, junto al resto de facciones. A los Indepes supervivientes no les importó, considerando que todas las demás facciones recibieron el mismo mensaje. De hecho, esto significaba que los Indepes habían ganado: las facciones ya no serían capaces de controlar a las mentes y voluntades libres de los ciudadanos de Sigil. La Liga de la Libertad se había construido sobre los ideales de individualidad y libertad, para al final descubrir que la Dama había hecho de eso la norma. Las facciones eran ahora irrelevantes, al menos en Sigil. Como recompensa adicional, ya que la plaga se había originado en Sigil, la Liga de laLibertad podía por fin verse libre de ella. 

Los Indepes continuaron con sus vidas más o menos como habían hecho antes. Habían perdido a muchos amigos en la guerra, y unos pocos decidieron escindirse para formar sus propias sectas. Después de todo, no necesitaban la cobertura de la Liga de la Libertad contra el Edicto de la Dama, que limitaba a quince el número de facciones. Pero la gran mayoría de los Indepes continuó dedicándose a sus negocios como si el futuro fuese más brillante de lo que lo había sido en mucho tiempo. Ya no tenían al Harmónium echándoles el aliento en el cuello, ya no tenían a los Eutanastas para castigarlos injustamente, y ya no tenían a los Jefes promulgando leyes contra las que no podían protestar. El negocio del intercambio de bienes e información continuó.  

Con las facciones destronadas, los Indepes han tenido nuevas oportunidades para expandirse. Aunque ninguno ha ido tan lejos como para marcar el símbolo de la Liga de la Libertad públicamente en Sigil de nuevo, los Indepes han sido de los primeros en regresar a Sigil y recoger su parte. Después de la Tempestad de las Puertas, muchos Indepes aprovecharon la oportunidad de hacer negocio explorando los nuevos portales, y como resultado, los negocios llevados por Indepes descubrieron rutas comerciales antes que la mayoría. Ya que se encontraban entre los primeros en re-descubrir los portales y estaban más dispuestos que la mayoría de casas comerciales a arriesgarse a enfurecer a la Dama, las compañías comerciales Indepes han sido particularmente exitosas tras la Guerra de las Facciones. Las noticias viajan más rápido entre “grupos de amigos dispuestos a ayudarse los unos a los otros” , y no pasará mucho tiempo antes de que la Liga de la Libertad esté plenamente operativa, con Tempestad de las Puertas o sin ella.  



OBJETIVOS 

La mayoría de Indepes tienen sus propios objetivos personales, y la facción como un todo no impone ningún objetivo a sus miembros. Lo más cercano a un objetivo que la Liga de la Libertad pueda tener como facción es mantener prácticas de comercio justas en el Gran Bazar. Los Indepes desalientan la especulación de precios y otras prácticas injustas. Ciertamente están a favor de los pequeños negocios independientes, y no están interesados en monopolios ni en otras prácticas que puedan restringir los medios de subsistencia de compradores y vendedores. Más allá de esto, el negocio de un tío es suyo y de nadie más. Siguen ofreciendo ayuda a sus amigos y a los desvalidos, aunque algunos Indepes dirán: “Si quieres limosnas, ve con los Desolados”.  

ALIADOS 

En realidad, la Liga de la Libertad no ha cambiado mucho, aunque muchas otras facciones lo hayan hecho. El contacto con otras facciones, nuevas o antiguas, está generalmente limitadlo a tratos de negocios, intentos de conversión o la ocasional lucha a puñetazos si hay algún Cabezón involucrado. Los Indepes están organizados demasiado informalmente para tener aliados como facción, aunque normalmente muchos miembros individuales tienen contactos interesantes en muchas partes.  



ENEMIGOS 

El Consorcio Comercial Planar, bajo el liderazgo de Estavan, ha tratado de consolidar su control de todo el comercio de los planos durante años. Tras la guerra, sin embargo, su poder en la Jaula se está desvaneciendo, ya que pocas compañías comerciales se atreven a arriesgarse ante el capricho de la Dama usando los portales de Sigil. Estavan, sin embargo, aún puede obtener grandes beneficios tomando ventaja al utilizar la posición central de las Tierras Exteriores con respecto a los planos. Puede llevar más tiempo que utilizar los portales, pero puede funcionar. Ha estado reconstruyendo allí su base de poder antes de moverse de nuevo a Sigil.  

Desafortunadamente, los Indepes suponen un problema para él ahora. Ya no hay facciones para suprimir a los Indepes, y no parece que deseen vender su libertad a ningún precio que Estavan pueda ofrecer. Almenos, en Puerta Comercial y las Tierras Exteriores tienen una presencia bien asentada y buenas conexiones -incluyendo un mercado incorporado en la forma de las villas Indepes. Los negocios y casas de cambio de los Indepes no parece que vayan a doblegarse ante el creciente monopolio de Estavan, y seguramente pronto cause graves problemas a todos los implicados. 

Incluso aunque el Harmónium se haya retirado a Arcadia, y proclame que ha abandonado el excesivo militarismo del pasado, para los Indepes “un Cabezón siempre será un Cabezón”. Los Indepes son aún más cautelosos de acercarse demasiado a Arcadia, y hay algunos miembros de la facción siguen pensando que el Harmónium tuvo que ver con la desaparición de sus antiguos líderes. En la misma línea, los Indepes son aún más precavidos con respecto a los Mataplastas que con su facción predecesora, los Eutanastas. Con la nueva influencia de la facción en Sigil y su preferencia por operar fuera de la ley, son una amenaza para las actividades de la Liga de la Libertad en la Jaula.

Por: Yibrael

Comparte en tus Redes

Vistas:

Bienvenidos al undécimo de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, la Liga de la Libertad.


¡Por aquí, tíos! ¡Más rápido! ¡Más rápido! El viejo Pasosfirmes os venderá lo oscuro de las cosas, pero si tardáis mucho vais a necesitar una linterna, eso pienso. Me llamo Merlianik Pasosfirmes, y tan seguro como que ese es mi nombre, que queréis echar un vistazo a lo que tengo aquí.” 

Claro, ahora no puedo venderlo por poco, he de venderlo por mucho, o por una barbaridad. Pero sea como sea, he de venderlo rápido, antes de que él se entere.” 

¡Libros! Cada uno de ellos puede hacer que un Cabezón entorne los ojos. Pero si te molestan y empiezan a hacer preguntas, pregúntales tú por el culo de Arcadia y por cómo terminó.”  

Las palabras del bariaur llegaron hasta las esquinas del Gran Bazar. La multitud que se arremolinaba en el Gran Bazar comenzó a detenerse mientras el bariaur sostenía en alto dos copias fuertemente atadas. A su lado, sus alforjas estaban llenas de libros y pergaminos. Podía oírse el tintineo de su cartera mientras depositaba en ella la pasta tras alcanzar a los clientes algunos tomos. 

Chocad mis manos con un poco de pasta, dos o tres aguijones de oro, no más; y veremos qué os puede interesar de lo que traigo. Palabras lo suficientemente baratas para todos. La verdad cuesta un poco más cara. El Manifiesto de los Fáctols a la venta si queréis echar un vistazo, y mucho más que eso si prestáis atención a mis palabras.” 

¿Y tú qué es lo que quieres, muchacha?”. Llegó a escuchar las palabras de una matasietes tiefling que se encontraba delante de él, antes de alzar mucho ambas cejas. Incluso mientras ella trataba de colarse entre las piernas de la multitud, Pasosfirmes ya se había dado media vuelta y miraba la Calle del Cobre de forma nerviosa. 

¡Gentes! ¡Gentes!” Se dirigió a la multitud, deslizando su monedero hacia un costado. “¡Lamento tener que irme tan deprisa, pero me necesitan en otro lugar! Mañana podréis encontrarme en otra calle diferente, en otro callejón o quizá en otro plano... pero me encontraréis si me buscáis.” 

Sonrió mientras la multitud se retiraba lentamente; levantó levemente su sombrero en dirección a los tres guardias del Gremio de Escoltas y enfiló por la Calle del Cobre a gran velocidad.  

Filosofía: Libertad e individualidad. 
Apodos: Indepes 
Cuartel general: Las Tierras Exteriores 
Principales razas: Bariaur, centauros, wemic, humanos, tiefling 
Principales clases: Ninguna 
Fáctol: Ninguno 
Miembros prominentes: Harys Hatchis (NB macho humano Mago11), Kylie (N hembra tiefling Pícara8 ) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias neutrales. 
Símbolo: Un dragón abstracto amarillento o dorado, formando un círculo y mordiendo su propia cola, las alas sobre el cuerpo pero pegadas a éste. 



FILOSOFÍA 

Un verdadero Indepe no tiene filosofía, y no tiene ningún problema en decírtelo si tratas de confrontar ideológicamente con él. Cuando se les pregunta directamente por puntos concretos de su creencia, la mayoría de Indepes contestará vagamente o no contestará en absoluto, devolviendo la pregunta a quien preguntó. Lo único en lo que la Liga de la Libertad se define y está de acuerdo es en su independencia. Son libres para pensar lo que quieran, y no entregarán esa libertad nunca, a ningún precio. Verás, la Liga de la Libertad no va de extender una determinada filosofía. No tienen una creencia común; de hecho, muchos de ellos no creen que haya una creencia “correcta” para empezar. Aceptar una filosofía sobre otra es autolimitarte y restringirte a ti mismo, negando el pensamiento independiente a favor de la opinión de otro tío. Los miembros de la Liga de la Libertad no están unidos por ningún credo más allá del individualismo, la libertad y la tolerancia. Aceptan a cualquiera, y no suelen juzgar a nadie; pueden encontrarse diseminados por todas las Tierras Exteriores y en Sigil. Al final, la filosofía de la Liga de la Libertad es que no tienen ninguna filosofía. Cada miembro es dueño de su propia mente, y no sigue un guión predeterminado escrito por otros. 

BREVE HISTORIA 

La verdadera edad de la Liga de la Libertad está perdida en el tiempo, y en los agujeros que hay en el registro de la historia de Sigil. Es posible que la Liga haya estado allí al menos tanto tiempo como las otras facciones, de una forma o de otra. Quizá incluso más, si la relajada alianza de mentes independientes existió antes de las facciones. Desafortunadamente, ni siquiera los Jefes tienen registros concluyentes acerca del tema. Una de las pocas cosas que algunos saben es que la Liga de la Libertad disfrutó de su mayor número de miembros poco después de la Gran Convulsión. Por aquellos tiempos, aproximadamente cuarenta y nueve facciones luchaban por el poder en Sigil hasta que la propia Dama decretó que sólo debía haber quince facciones. Muchas de esas facciones que no tenían ni el poder ni los miembros suficientes como para reclamar su plaza entre las quince cayeron bajo el manto de la Liga de la Libertad -una facción con una filosofía de laissez-faire que les permitiría mantener sus propios ideales. En dos semanas, la Liga de la Libertad se convirtió en la facción más numerosa de Sigil, con cerca de un millón de miembros.  

A pesar de eso, quince años después su número había descendido a cerca de veinte mil miembros. Los Indepes simplemente murieron a miles, sin advertencia y sin una causa registrada, a lo largo de un periodo de varios años. Naturalmente, muchos culparon a otras facciones de matarlos por envidia. Otros hablaban de una maldición de algún panteón de Poderes, e incluso algunos atribuyen las muertes a un conflicto interno desconocido. Los pocos registros médicos que han sobrevivido hasta la fecha hablan de una extraña plaga que buscaba específicamente a los Indepes como víctimas. Lo que fue la plaga, de dónde vino y por qué se detuvo antes de eliminar completamente a la facción, son preguntas que continúan siendo un misterio. Los Indepes que vivieron en aquella época normalmente rechazan hablar de lo que pasó, y parece que prefieren que aquello se olvide.  

La plaga regresó unos pocos años después, una vez más reduciendo el número de miembros de los Indepes de forma misteriosa. Los Indepes se sentían enfermos, muriendo en pocos días o incluso horas, sin que nadie pudiese encontrar una cura dentro de Sigil. En el burgo-portal de Puerta Comercial estaban disponibles algunos tratamientos, si es que el enfermo conseguía llegar a tiempo. Del mismo modo que la anterior plaga, golpeó sin advertencia previa, aunque de forma mucho más sutil , y muchos Indepes acabaron muertos antes de saber siquiera que estaban enfermos. Las noticias acabaron viajando a través de los traficantes de rumores Indepes hasta los oídos de todo el mundo, incitando a muchos Indepes a evitar Sigil completamente y quedarse en las Tierras Exteriores, al menos hasta que la plaga desapareciese de nuevo.  

Ya que la Liga de la Libertad siempre ha rechazado el denominarse como facción, o siquiera nombrar un fáctol, nunca han tenido representantes en la ciudad. Simplemente rechazan darle el control de su libertad a cualquier individuo para que la controle, incluso aunque eso pudiese tener sus beneficios. Así, antes de la Guerra de las Facciones, los Indepes no tenían derechos bajo la ley de Sigil. Naturalmente, esto ayudó a hacer del Harmónium sus peores enemigos, ya que los Cabezones creen que la idea de libertad de los Indepes va en contra de sus propios ideales de orden. Igualmente, con los estrictos requerimientos del Harmónium para que “todo el mundo se alinee y marche al son de un mismo tambor”, los Indepes sentían que su libertad se encontraba en peligro. Los miembros del Harmónium eran propensos a acosar a los miembros de la Liga de la Libertad, e incluso a arrestarlos basándose en acusaciones sin fundamento; y sin la representación legal a su favor, muchos Indepes simplemente desaparecían.  

Con los eventos de la Guerra de las Facciones, los Indepes, igual que el resto de facciones, se distrajeron de sus problemas cotidianos. Con sus líderes desaparecidos, los Indepes inmediatamente acusaron al Harmónium, a los Eutanastas e incluso a la Fraternidad del Orden, de ejecutarlos en secreto. Pero sin sus líderes, los Indepes pronto perdieron su corazón y su espíritu. Carentes de dirección, muchos Indepes unieron sus fuerzas con la Guardia del Destino contra los Cabezones, siguiendo un sentimiento de venganza. Los demás Indepes se retiraron fuera de Sigil a otras localizaciones seguras, sobre todo a Puerta Comercial, el burgo-portal más fuertemente alineado con sus creencias de todas las Tierras Exteriores.  

Tras el Edicto de la Dama, la Liga de la Libertad fue expulsad de Sigil, junto al resto de facciones. A los Indepes supervivientes no les importó, considerando que todas las demás facciones recibieron el mismo mensaje. De hecho, esto significaba que los Indepes habían ganado: las facciones ya no serían capaces de controlar a las mentes y voluntades libres de los ciudadanos de Sigil. La Liga de la Libertad se había construido sobre los ideales de individualidad y libertad, para al final descubrir que la Dama había hecho de eso la norma. Las facciones eran ahora irrelevantes, al menos en Sigil. Como recompensa adicional, ya que la plaga se había originado en Sigil, la Liga de laLibertad podía por fin verse libre de ella. 

Los Indepes continuaron con sus vidas más o menos como habían hecho antes. Habían perdido a muchos amigos en la guerra, y unos pocos decidieron escindirse para formar sus propias sectas. Después de todo, no necesitaban la cobertura de la Liga de la Libertad contra el Edicto de la Dama, que limitaba a quince el número de facciones. Pero la gran mayoría de los Indepes continuó dedicándose a sus negocios como si el futuro fuese más brillante de lo que lo había sido en mucho tiempo. Ya no tenían al Harmónium echándoles el aliento en el cuello, ya no tenían a los Eutanastas para castigarlos injustamente, y ya no tenían a los Jefes promulgando leyes contra las que no podían protestar. El negocio del intercambio de bienes e información continuó.  

Con las facciones destronadas, los Indepes han tenido nuevas oportunidades para expandirse. Aunque ninguno ha ido tan lejos como para marcar el símbolo de la Liga de la Libertad públicamente en Sigil de nuevo, los Indepes han sido de los primeros en regresar a Sigil y recoger su parte. Después de la Tempestad de las Puertas, muchos Indepes aprovecharon la oportunidad de hacer negocio explorando los nuevos portales, y como resultado, los negocios llevados por Indepes descubrieron rutas comerciales antes que la mayoría. Ya que se encontraban entre los primeros en re-descubrir los portales y estaban más dispuestos que la mayoría de casas comerciales a arriesgarse a enfurecer a la Dama, las compañías comerciales Indepes han sido particularmente exitosas tras la Guerra de las Facciones. Las noticias viajan más rápido entre “grupos de amigos dispuestos a ayudarse los unos a los otros” , y no pasará mucho tiempo antes de que la Liga de la Libertad esté plenamente operativa, con Tempestad de las Puertas o sin ella.  



OBJETIVOS 

La mayoría de Indepes tienen sus propios objetivos personales, y la facción como un todo no impone ningún objetivo a sus miembros. Lo más cercano a un objetivo que la Liga de la Libertad pueda tener como facción es mantener prácticas de comercio justas en el Gran Bazar. Los Indepes desalientan la especulación de precios y otras prácticas injustas. Ciertamente están a favor de los pequeños negocios independientes, y no están interesados en monopolios ni en otras prácticas que puedan restringir los medios de subsistencia de compradores y vendedores. Más allá de esto, el negocio de un tío es suyo y de nadie más. Siguen ofreciendo ayuda a sus amigos y a los desvalidos, aunque algunos Indepes dirán: “Si quieres limosnas, ve con los Desolados”.  

ALIADOS 

En realidad, la Liga de la Libertad no ha cambiado mucho, aunque muchas otras facciones lo hayan hecho. El contacto con otras facciones, nuevas o antiguas, está generalmente limitadlo a tratos de negocios, intentos de conversión o la ocasional lucha a puñetazos si hay algún Cabezón involucrado. Los Indepes están organizados demasiado informalmente para tener aliados como facción, aunque normalmente muchos miembros individuales tienen contactos interesantes en muchas partes.  



ENEMIGOS 

El Consorcio Comercial Planar, bajo el liderazgo de Estavan, ha tratado de consolidar su control de todo el comercio de los planos durante años. Tras la guerra, sin embargo, su poder en la Jaula se está desvaneciendo, ya que pocas compañías comerciales se atreven a arriesgarse ante el capricho de la Dama usando los portales de Sigil. Estavan, sin embargo, aún puede obtener grandes beneficios tomando ventaja al utilizar la posición central de las Tierras Exteriores con respecto a los planos. Puede llevar más tiempo que utilizar los portales, pero puede funcionar. Ha estado reconstruyendo allí su base de poder antes de moverse de nuevo a Sigil.  

Desafortunadamente, los Indepes suponen un problema para él ahora. Ya no hay facciones para suprimir a los Indepes, y no parece que deseen vender su libertad a ningún precio que Estavan pueda ofrecer. Almenos, en Puerta Comercial y las Tierras Exteriores tienen una presencia bien asentada y buenas conexiones -incluyendo un mercado incorporado en la forma de las villas Indepes. Los negocios y casas de cambio de los Indepes no parece que vayan a doblegarse ante el creciente monopolio de Estavan, y seguramente pronto cause graves problemas a todos los implicados. 

Incluso aunque el Harmónium se haya retirado a Arcadia, y proclame que ha abandonado el excesivo militarismo del pasado, para los Indepes “un Cabezón siempre será un Cabezón”. Los Indepes son aún más cautelosos de acercarse demasiado a Arcadia, y hay algunos miembros de la facción siguen pensando que el Harmónium tuvo que ver con la desaparición de sus antiguos líderes. En la misma línea, los Indepes son aún más precavidos con respecto a los Mataplastas que con su facción predecesora, los Eutanastas. Con la nueva influencia de la facción en Sigil y su preferencia por operar fuera de la ley, son una amenaza para las actividades de la Liga de la Libertad en la Jaula.

Comparte esta entrada en tus Redes

Vistas:

Esta entrada ha sido publicada en el blog de un Miembro de la Forja de Marte y nosotros la recogemos aquí junto a miles de entradas relacionadas. Para leer el post completo, pásate por el blog del autor. No olvides volver aquí y compartirla si lo ves oportuno. Si crees que esta contenido no es apropiado, por favor, contacta con nosotros y háznoslo saber. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario