Facciones en Planescape: (X) los Hombres de la Ceniza

Facciones en Planescape: (X) los Hombres de la Ceniza



Bienvenidos al décimo de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, los Hombres de la Ceniza.

¿Tsalak?”

El anciano Muerto miró a su acompañante mientras el más joven cargaba un cadáver en el carromato, pero no dijo nada.

¿Qué crees que hay después de la Verdadera Muerte?”-preguntó el joven aasimar.

Tsalak meneó la cabeza mientras maniobraba el cadáver hacia una posición estable sobre el montón para que no se cayese cuando el carromato se pusiese en marcha.

Ay, Marn. Curiosidad. Debes librarte de ella si alguna vez quieres alcanzar la verdadera Muerte.”

Pero, ¿qué hay después de la Verdadera Muerte? Lynia dice que renacemos a la vida. Horkozie dice que no hay nada, que terminamos para siempre. Raan dice...”

Tsalak trepó a la parte frontal del carro, e hizo señales a Marn para que subiese. “Y Tsalak dice que si pasases más tiempo intentando librarte de tu curiosidad y de tus otras pasiones y menos tiempo siendo indulgente contigo mismo, entonces podrás ser capaz de alcanzar la Verdadera Muerte y descubrirlo por ti mismo.”

Mientras Marn saltaba a la parte trasera del carromato y se colocaba en equilibrio sobre los cadáveres, Tsalak sacudió las riendas y los ponis arcadios comenzaron a avanzar.

Pero... ¿Y si lo que hay después de la Verdadera Muerte es algo que no me gusta?”

El viejo genasí suspiró y detuvo el carro. “Marn. Mira hacia abajo. Mira todos esos cadáveres sobre los que estás sentado. Mira a sus caras. Mira bien.”

¿Parecen realizados? ¿Parece que han alcanzado la paz? ¿No? Eso es porque no lo han hecho. Eso es porque, en el fondo, sabían que podían haber hecho más de lo que hicieron. Nuestra creencia en la Verdadera Muerte no es algo único de los Hombres de la ceniza, Marn. Todo el mundo lo cree, en el fondo. Es sólo que la mayoría de los pringados están demasiado cegados por sus pasiones para admitir esa verdad.”

Esfuérzate en eliminar tus pasiones, Marn. Lucha por estar preparado para la Verdadera Muerte. Porque en el fondo sabes que es el siguiente paso que necesitas dar. Y, porque si no, cuando mueras tu cara se parecerá a la de ellos. Vacío. Frustrado. Y entonces tendrás que empezar todo de nuevo. ¿De verdad quieres eso?”

Marn no contestó, y Tsalak puso en marcha de nuevo el carromato. El clip-clop de los cascos de los ponis hizo eco en la oscuridad.


Estoicos, calmados, inexpresivos... su apodo de Muertos es el que mejor describe a los Hombres de la Ceniza. Creyendo que esta vida no tiene sentido y que en realidad todo el mundo está muerto, la peña los considera un poco espeluznantes. Dirigen el Mortuorio en Sigil, y lo han hecho desde siempre, desde que cualquiera tenga memoria pueda recordar. Los Muertos tratan de eliminar sus emociones, y muchos tienen éxito hasta el punto de que es imposible obtener una reacción de ellos; incluso insultar o amenazar a un Muerto no lo perturba. Los Hombres de la Ceniza creen que si un matasietes es capaz de librarse de todas sus emociones, entonces finalmente podrán alcanzar la Verdadera Muerte, ya que todos en el Multiverso están muertos, y la realidad es sólo un purgatorio sombrío.


Filosofía: Nadie está verdaderamente vivo. El objetivo es alcanzar la Verdadera Muerte. 
Apodos: Muertos 
Cuartel general: El Mortuorio en Sigil, con puestos avanzados en el Plano de la Energía Negativa.
Principales razas: Semi-elfos, humanos, tieflings. 
Principales clases: Clérigos, monjes, magos.  
Fáctol: Ninguno actualmente 
Miembros prominentes: Iunne (CN macho asura), Komosahl Trevant (NM macho humano Mago13 ), Oridi Malefin (N hembra tiefling Clérigo19), Silidath (NM hembra shad Maga5/Pícara5) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias malvadas o neutrales. 
Símbolo: Un cráneo alargado visto frontalmente, con un collar de huesos, sobre un campo púrpura.



 
FILOSOFÍA
El Multiverso es un lugar miserable, un ciclo interminable de muerte y tristeza. La crueldad, la brutalidad y la avaricia son comunes a lo largo y ancho de los planos, e incluso obligatorias en algunos lugares. La calidad de esta “vida” es una basura. Por supuesto, eso es porque esto no es la vida en absoluto. Es una especia de purgatorio, y no uno muy agradable.

Los Muertos creen que todo el mundo ya vivió y murió, y esto es lo que hay después. La vida es alegría y celebración, pero el Multiverso está lleno de conflictos y sufrimiento. En lugar de sentimientos positivos hay dolor. En lugar de crecimiento, sólo hay muerte. No, esto no puede ser la vida. Esto es una burla retorcida, una sombra de lo que es realmente la vida.

El único objetivo ahora es alcanzar la Verdadera Muerte y pasar más allá de este miserable estado de existencia. ¿Y qué viene después de la Verdadera Muerte? Bueno, eso es algo a debatir. Algunos creen que tras la Verdadera Muerte, uno alcanza la Verdadera Vida, y tiene una oportunidad para vivir de nuevo donde vivió por primera vez, un lugar mucho más vibrante y real que esta sombría existencia. Otros creen que no es la Verdadera Vida lo que hay tras la Verdadera Muerte, si no una Vida Futura, donde la alegría y la felicidad son lo único que existe, y el dolor no se conoce. Otros, sin embargo, creen que tras la Verdadera Muerte aguarda el olvido, que lo que trae es un final permanente al alma y a la consciencia. Sea lo que sea lo que los Muertos creen que viene tras la Verdadera Muerte, todos están de acuerdo en que es algo mejor que esto.

Eso no significa que vayan por ahí buscando la muerte. Simplemente morir no es suficiente, un tío tiene que prepararse adecuadamente para dar el paso hacia lo que sea que venga tras la Verdadera Muerte. Uno tiene que entender verdaderamente este estado de existencia, sus pruebas y dificultades, antes de estar listo para abandonarlo. De otro modo, probablemente acabe de vuelta aquí, y tendrá que pasar de nuevo por este doloroso purgatorio- ¿Y no sería eso una pérdida de tiempo? Así que en realidad los Muertos no desean morir, al menos no hasta que estén preparados para ello; y tampoco están interesados en acelerar la muerte de otros -si no está preparado para la Verdadera Muerte, no tiene ningún sentido poner a un tío en el libro. Incluso aquellos que creen que están preparados permanecen aquí más tiempo para ayudar a otros a seguir el camino correcto. Así, algunos Muertos encarnan una extraña mezcla de apatía y altruismo, aunque pocos son capaces de apreciar su generosidad.

El estoicismo es un rasgo común entre los Muertos: esto es sólo un purgatorio, y cualquier cosa que pase aquí sólo tiene relevancia mientras acerque a un matasietes a la Verdadera Muerte. De modo que ¿por qué preocuparse? Por lo que respecta a los sentimientos, los Muertos no los tienen. Es común un aire de piedad distante: los Muertos se lamentan por aquellos que no son capaces de ver la realidad en conjunto. Pero aún así, la piedad es un sentimiento, por lo que los Muertos más veteranos también tratan de librarse de ella.

A veces, sin embargo, alguno de los Muertos se vuelve demasiado entusiasta en su lucha contra las pasiones. Esto puede parecer contradictorio, pero el resultado es muy real: es llamado la Apatía. Los afectados se vuelven tan desinteresados y apáticos que ni siquiera se preocupan de comer o de otras necesidades básicas. Tratar de eliminar las pasiones y los deseos es una cosa, pero no preocuparse de la existencia en el día a día... bueno, eso no va a acercar a un tío a la Verdadera Muerte. De hecho, muchos Muertos llaman a la Apatía la “Falsa Muerte”, ya que es superficialmente similar a la muerte, pero es algo de lo que un matasietes debe librarse si quiere, de algún modo, avanzar. Algunos lo logran -hay casos de Muertos recuperándose de la Apatía. Pero muchos de los que caen presa de la apatía acaban marchitándose y muriendo, o perdiendo el interés en alcanzar la Verdadera Muerte y uniéndose a los Desolados.

Según la creencia de los Hombres de la Ceniza, los primarios sólo están comenzando la senda de la Verdadera Muerte: están demasiado centrados tratando de vivir esta existencia como para entender el camino de la Verdadera Muerte. Los planares conocen más acerca del Multiverso, siendo conscientes de los procesos y fines de la muerte aquí en el purgatorio, pero sólo algunos reconocen que es un purgatorio, y que lo que necesitan alcanzar es la Verdadera Muerte. Los suplicantes y los Legados están ambos en callejones sin salida, incluso aunque se encuentren más cerca de la Verdadera Muerte que muchos otros. Los suplicantes están centrados en fundirse con su plano, y los Legados en servir a sus dioses, cuando ambos deberían tratar de alcanzar la Verdadera Muerte. Quizá lo más cercano a la Verdadera Muerte sean los no muertos. Purgados de pasiones y de apego a la vida, poseen una pureza que pocos pueden alcanzar. Irónicamente, los no muertos sin inteligencia están completamente vacíos de emociones, pero su falta de intelecto les impide apreciar lo cerca que están de la Verdadera Muerte. Los no muertos con libre albedrío, por otro lado, deberían ser más capaces de apreciar su posición, aunque muchos tienden a aferrarse ferozmente a la “vida” como para estar preparados para la Verdadera Muerte.



BREVE HISTORIA
Nadie sabe cuándo se fundaron los Hombres de la Ceniza: han estado por aquí desde que todo el mundo recuerda. La mayoría cree que la facción fue fundada por Skall, el anterior fáctol, unos 600 años antes de la Gran Convulsión, pero parece que en aquel momento simplemente se formalizaron algunos detalles de la estructura de la facción; los Muertos habían estado por allí de alguna forma desde mucho antes, quizá desde hace miles de años. ¿Cómo es posible que Skall haya estado al frente tanto tiempo? Bueno, las historias sobre esto suelen diferir. Algunos dicen que era un poderoso hechicero capaz de prolongar su vida indefinidamente, pero la opinión mayoritaria es que Skall era, en realidad, un no muerto, probablemente un lich, o quizá un vampiro. Skall sólo interactuaba con otros Muertos mediante un conjuro de proyectar imagen, por lo que nadie puede estar muy seguro de lo que era realmente. De cualquier modo, tras su fundación, los Muertos han estado bastante callados desde entonces. No suelen molestar a la gente, pese a que sus creencias tienden a enfurecer a algunas facciones con puntos de vista más positivos acerca del Multiverso.

Durante la Guerra de las Facciones, los Hombres de la Ceniza perdieron el liderazgo de Skall. Al principio, la mayoría de los Muertos asumieron que alcanzó la Verdadera Muerte y ascendió, pero tras la guerra, cuando se descubrió que la mayoría de los fáctols se habían desvanecido, quedó bastante claro que probablemente Skall hubiese compartido el destino de los otros fáctols, probablemente desterrado a los Laberintos. Los Muertos permanecieron neutrales durante la guerra, haciéndose cargo de los cadáveres de ambos bandos por igual. Después de la guerra, sin embargo, los Muertos tuvieron que hacer frente a la desaparición de Skall. Para la mayoría de las facciones, la desaparición de su fáctol no era algo tan grave: habían tenido muchos fáctols a lo largo de su historia, y uno nuevo podía cumplir perfectamente el papel. Pero Skall no era sólo el fáctol: era también el fundador y,para muchos, encarnaba la propia facción. Parecía difícil que la facción pudiese continuar sin él.

Y, por un tiempo, no lo hizo. Tras la Guerra de las Facciones, los Hombres de la Ceniza, oficialmente, se disolvieron. Individualmente, muchos Muertos continuaron trabajando para limpiar las calles de cadáveres, y continuaron con su creencia de que tenían que tratar de alcanzar la Verdadera Muerte, pero no se asociaron ni mantuvieron ningún tipo de jerarquía. No les llevó mucho tiempo darse cuenta de que eso era una estupidez -peor aún, era una muestra de sentimentalismo, algo de lo que los Muertos debían librarse. Gradualmente, y oficialmente sin ningún tipo de propósito, la facción se reunió de nuevo. Aún no han elegido un nuevo fáctol, y es probable que nunca lo hagan, ya que funcionan muy bien sin uno.



OBJETIVOS
Los Hombres de la Ceniza nunca han sido una facción centrada en un objetivo. Principalmente, continúan haciendo lo que siempre han hecho: ocuparse de los muertos y tratar de alcanzar la Verdadera Muerte. Siempre ha habido rumores de que los Muertos tratan de iniciar una “conversión en masa” de toda la peña hacia su forma de pensar, pero nunca se ha probado nada.

Sin embargo, hay unas pocas cosas que los Muertos desean hacer -bueno, no es que lo “deseen” mucho, es sólo que lo encuentran útil para su trabajo. Quizá la más importante sea encontrar un nuevo lugar con suficientes portales como para servir de centro funerario, como solía ser el Mortuorio. Se escuchó poco después de la guerra la cruda realidad de que los Muertos le iban a comprar el Parlamento a Harys Hatchis, pero finalmente quedó en nada; quizá decidieron que no tenía suficientes portales, o la historia era simplemente un rumor desde el principio. En cualquier caso, los Muertos aún no han encontrado un edificio adecuado que sirva a sus propósitos; al menos, uno que su dueño esté dispuesto a vender.

Hasta el momento, los Muertos han tratado e solucionar este problema de dos formas -y la ausencia de un liderazgo centralizado en la facción hace que nadie pueda decir cuál de las dos formas es la preferida oficialmente. Algunos Muertos usan los pocos portales que aún quedan en el Mortuorio, sin preocuparse de si el cadáver llega a un plano o a otro. Otros usan portales fuera del Mortuorio: ahora es una visión común en las calles de Sigil ver un cortejo fúnebre de los Hombres de la Ceniza, o un servicio funerario junto a una esquina o en una taberna que casualmente tiene un portal hacia el plano adecuado. Y aunque el Mortuorio no disponga actualmente de todos los portales necesarios, sigue siendo el cuartel general de los Hombres de la Ceniza. Tienen demasiado tiempo y esfuerzo invertido aquí como para simplemente recoger sus cosas y mudarse. De todos modos, ¿por qué deberían irse? Seguro, un sitio nuevo podría tener más portales, lo cual sería conveniente, pero un deseo de conveniencia es... bueno, ya sabes el resto.

Otra cuestión interesante que ha surgido recientemente es la posible reaparición de Skall. Un cierto número de Muertos han informado de que han visto a Skall recientemente en el Mortuorio. ¿Ha escapado Skall del Laberinto sal que fue desterrado? ¿O ha encontrado una forma de proyectar imagen desde el Laberinto? Nadie lo tiene claro, pero algunos están convencidos de que está de vuelta, y de que está trabajando para preparar su regreso como fáctol. Otros, sin embargo, no están tan seguros. No quiere decir que piensen que todos los que dicen haber visto a Skall sean unos mentirosos o unos lelos, por supuesto, pero... si Skall simplememnte estaba proyectando su imagen, ¿qué impide a otro proyectar una imagen similar y hacerse pasar por él? Sin embargo, Skall es tan importante para la facción que todos los Muertos de alto rango creen que todos esos informes deben ser investigados. Quizá esté realmente de vuelta; más probablemente se trate de un impostor; pero de cualquier modo, necesitan estar seguros.



ALIADOS
Los Muertos no tienen ningún aliado per se: tienden a trabajar solos, y tratan de evitar verse implicados en los problemas de una u otra facción. En la práctica, sin embargo, se llevan mejor con unas facciones que con otras. Comparten con la Cábala de la Desolación y la Guardia del Destino una especie de nihilismo, y muchas veces hacen causa común con estas dos facciones. En menor grado, los Muertos también tienen cosas en común con los Athar y los Xaositectos, que parece que son capaces de ver más allá del velo del significado y el sentido que tiene esta falsa vida en la que están. También respetan a los Jefes, los Indepes y los Crípticos, que tienen respeto por el aprendizaje y el progreso; aunque todas esas facciones están demasiado atadas a sus pasiones y deseos como para poder hallar la Verdadera Muerte.


ENEMIGOS
Del mismo modo que los Muertos no tienen verdaderos aliados, tampoco tienen verdaderos enemigos. De todos modos, algunas facciones mantienen un ojo vigilante sobre ellos. El Harmónium y los Hijos de la Misericordia tienden a vigilar a los Muertos, sin interferir, pero siempre sospechando. Los Anarcos... bueno,ellos se oponen a todo el mundo, y los Muertos ven poco de admirable en su pasión por lo que hacen. Los Predestinados también están demasiado centrados en sus deseos como para comprender la filosofía de los Hombres de la Ceniza. Los Sensibles están perdidos saboreando los supuestos placeres de esta “vida”, y están ciegos ante el vacío y la irrealidad de la existencia -o, según el punto de vista de los Sensibles, los Muertos están demasiado centrados en ignorar la belleza de la vida. Y sobre el Ojo de la Mente... bueno, no se necesita un genio para saber que su ideal de progresión a través de diversas encarnaciones va completamente en contra del deseo de los Muertos de hallar la Verdadera Muerte y terminar su tiempo en este Multiverso.


Por: Yibrael

Comparte en tus Redes

Vistas:



Bienvenidos al décimo de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, los Hombres de la Ceniza.

¿Tsalak?”

El anciano Muerto miró a su acompañante mientras el más joven cargaba un cadáver en el carromato, pero no dijo nada.

¿Qué crees que hay después de la Verdadera Muerte?”-preguntó el joven aasimar.

Tsalak meneó la cabeza mientras maniobraba el cadáver hacia una posición estable sobre el montón para que no se cayese cuando el carromato se pusiese en marcha.

Ay, Marn. Curiosidad. Debes librarte de ella si alguna vez quieres alcanzar la verdadera Muerte.”

Pero, ¿qué hay después de la Verdadera Muerte? Lynia dice que renacemos a la vida. Horkozie dice que no hay nada, que terminamos para siempre. Raan dice...”

Tsalak trepó a la parte frontal del carro, e hizo señales a Marn para que subiese. “Y Tsalak dice que si pasases más tiempo intentando librarte de tu curiosidad y de tus otras pasiones y menos tiempo siendo indulgente contigo mismo, entonces podrás ser capaz de alcanzar la Verdadera Muerte y descubrirlo por ti mismo.”

Mientras Marn saltaba a la parte trasera del carromato y se colocaba en equilibrio sobre los cadáveres, Tsalak sacudió las riendas y los ponis arcadios comenzaron a avanzar.

Pero... ¿Y si lo que hay después de la Verdadera Muerte es algo que no me gusta?”

El viejo genasí suspiró y detuvo el carro. “Marn. Mira hacia abajo. Mira todos esos cadáveres sobre los que estás sentado. Mira a sus caras. Mira bien.”

¿Parecen realizados? ¿Parece que han alcanzado la paz? ¿No? Eso es porque no lo han hecho. Eso es porque, en el fondo, sabían que podían haber hecho más de lo que hicieron. Nuestra creencia en la Verdadera Muerte no es algo único de los Hombres de la ceniza, Marn. Todo el mundo lo cree, en el fondo. Es sólo que la mayoría de los pringados están demasiado cegados por sus pasiones para admitir esa verdad.”

Esfuérzate en eliminar tus pasiones, Marn. Lucha por estar preparado para la Verdadera Muerte. Porque en el fondo sabes que es el siguiente paso que necesitas dar. Y, porque si no, cuando mueras tu cara se parecerá a la de ellos. Vacío. Frustrado. Y entonces tendrás que empezar todo de nuevo. ¿De verdad quieres eso?”

Marn no contestó, y Tsalak puso en marcha de nuevo el carromato. El clip-clop de los cascos de los ponis hizo eco en la oscuridad.


Estoicos, calmados, inexpresivos... su apodo de Muertos es el que mejor describe a los Hombres de la Ceniza. Creyendo que esta vida no tiene sentido y que en realidad todo el mundo está muerto, la peña los considera un poco espeluznantes. Dirigen el Mortuorio en Sigil, y lo han hecho desde siempre, desde que cualquiera tenga memoria pueda recordar. Los Muertos tratan de eliminar sus emociones, y muchos tienen éxito hasta el punto de que es imposible obtener una reacción de ellos; incluso insultar o amenazar a un Muerto no lo perturba. Los Hombres de la Ceniza creen que si un matasietes es capaz de librarse de todas sus emociones, entonces finalmente podrán alcanzar la Verdadera Muerte, ya que todos en el Multiverso están muertos, y la realidad es sólo un purgatorio sombrío.


Filosofía: Nadie está verdaderamente vivo. El objetivo es alcanzar la Verdadera Muerte. 
Apodos: Muertos 
Cuartel general: El Mortuorio en Sigil, con puestos avanzados en el Plano de la Energía Negativa.
Principales razas: Semi-elfos, humanos, tieflings. 
Principales clases: Clérigos, monjes, magos.  
Fáctol: Ninguno actualmente 
Miembros prominentes: Iunne (CN macho asura), Komosahl Trevant (NM macho humano Mago13 ), Oridi Malefin (N hembra tiefling Clérigo19), Silidath (NM hembra shad Maga5/Pícara5) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias malvadas o neutrales. 
Símbolo: Un cráneo alargado visto frontalmente, con un collar de huesos, sobre un campo púrpura.



 
FILOSOFÍA
El Multiverso es un lugar miserable, un ciclo interminable de muerte y tristeza. La crueldad, la brutalidad y la avaricia son comunes a lo largo y ancho de los planos, e incluso obligatorias en algunos lugares. La calidad de esta “vida” es una basura. Por supuesto, eso es porque esto no es la vida en absoluto. Es una especia de purgatorio, y no uno muy agradable.

Los Muertos creen que todo el mundo ya vivió y murió, y esto es lo que hay después. La vida es alegría y celebración, pero el Multiverso está lleno de conflictos y sufrimiento. En lugar de sentimientos positivos hay dolor. En lugar de crecimiento, sólo hay muerte. No, esto no puede ser la vida. Esto es una burla retorcida, una sombra de lo que es realmente la vida.

El único objetivo ahora es alcanzar la Verdadera Muerte y pasar más allá de este miserable estado de existencia. ¿Y qué viene después de la Verdadera Muerte? Bueno, eso es algo a debatir. Algunos creen que tras la Verdadera Muerte, uno alcanza la Verdadera Vida, y tiene una oportunidad para vivir de nuevo donde vivió por primera vez, un lugar mucho más vibrante y real que esta sombría existencia. Otros creen que no es la Verdadera Vida lo que hay tras la Verdadera Muerte, si no una Vida Futura, donde la alegría y la felicidad son lo único que existe, y el dolor no se conoce. Otros, sin embargo, creen que tras la Verdadera Muerte aguarda el olvido, que lo que trae es un final permanente al alma y a la consciencia. Sea lo que sea lo que los Muertos creen que viene tras la Verdadera Muerte, todos están de acuerdo en que es algo mejor que esto.

Eso no significa que vayan por ahí buscando la muerte. Simplemente morir no es suficiente, un tío tiene que prepararse adecuadamente para dar el paso hacia lo que sea que venga tras la Verdadera Muerte. Uno tiene que entender verdaderamente este estado de existencia, sus pruebas y dificultades, antes de estar listo para abandonarlo. De otro modo, probablemente acabe de vuelta aquí, y tendrá que pasar de nuevo por este doloroso purgatorio- ¿Y no sería eso una pérdida de tiempo? Así que en realidad los Muertos no desean morir, al menos no hasta que estén preparados para ello; y tampoco están interesados en acelerar la muerte de otros -si no está preparado para la Verdadera Muerte, no tiene ningún sentido poner a un tío en el libro. Incluso aquellos que creen que están preparados permanecen aquí más tiempo para ayudar a otros a seguir el camino correcto. Así, algunos Muertos encarnan una extraña mezcla de apatía y altruismo, aunque pocos son capaces de apreciar su generosidad.

El estoicismo es un rasgo común entre los Muertos: esto es sólo un purgatorio, y cualquier cosa que pase aquí sólo tiene relevancia mientras acerque a un matasietes a la Verdadera Muerte. De modo que ¿por qué preocuparse? Por lo que respecta a los sentimientos, los Muertos no los tienen. Es común un aire de piedad distante: los Muertos se lamentan por aquellos que no son capaces de ver la realidad en conjunto. Pero aún así, la piedad es un sentimiento, por lo que los Muertos más veteranos también tratan de librarse de ella.

A veces, sin embargo, alguno de los Muertos se vuelve demasiado entusiasta en su lucha contra las pasiones. Esto puede parecer contradictorio, pero el resultado es muy real: es llamado la Apatía. Los afectados se vuelven tan desinteresados y apáticos que ni siquiera se preocupan de comer o de otras necesidades básicas. Tratar de eliminar las pasiones y los deseos es una cosa, pero no preocuparse de la existencia en el día a día... bueno, eso no va a acercar a un tío a la Verdadera Muerte. De hecho, muchos Muertos llaman a la Apatía la “Falsa Muerte”, ya que es superficialmente similar a la muerte, pero es algo de lo que un matasietes debe librarse si quiere, de algún modo, avanzar. Algunos lo logran -hay casos de Muertos recuperándose de la Apatía. Pero muchos de los que caen presa de la apatía acaban marchitándose y muriendo, o perdiendo el interés en alcanzar la Verdadera Muerte y uniéndose a los Desolados.

Según la creencia de los Hombres de la Ceniza, los primarios sólo están comenzando la senda de la Verdadera Muerte: están demasiado centrados tratando de vivir esta existencia como para entender el camino de la Verdadera Muerte. Los planares conocen más acerca del Multiverso, siendo conscientes de los procesos y fines de la muerte aquí en el purgatorio, pero sólo algunos reconocen que es un purgatorio, y que lo que necesitan alcanzar es la Verdadera Muerte. Los suplicantes y los Legados están ambos en callejones sin salida, incluso aunque se encuentren más cerca de la Verdadera Muerte que muchos otros. Los suplicantes están centrados en fundirse con su plano, y los Legados en servir a sus dioses, cuando ambos deberían tratar de alcanzar la Verdadera Muerte. Quizá lo más cercano a la Verdadera Muerte sean los no muertos. Purgados de pasiones y de apego a la vida, poseen una pureza que pocos pueden alcanzar. Irónicamente, los no muertos sin inteligencia están completamente vacíos de emociones, pero su falta de intelecto les impide apreciar lo cerca que están de la Verdadera Muerte. Los no muertos con libre albedrío, por otro lado, deberían ser más capaces de apreciar su posición, aunque muchos tienden a aferrarse ferozmente a la “vida” como para estar preparados para la Verdadera Muerte.



BREVE HISTORIA
Nadie sabe cuándo se fundaron los Hombres de la Ceniza: han estado por aquí desde que todo el mundo recuerda. La mayoría cree que la facción fue fundada por Skall, el anterior fáctol, unos 600 años antes de la Gran Convulsión, pero parece que en aquel momento simplemente se formalizaron algunos detalles de la estructura de la facción; los Muertos habían estado por allí de alguna forma desde mucho antes, quizá desde hace miles de años. ¿Cómo es posible que Skall haya estado al frente tanto tiempo? Bueno, las historias sobre esto suelen diferir. Algunos dicen que era un poderoso hechicero capaz de prolongar su vida indefinidamente, pero la opinión mayoritaria es que Skall era, en realidad, un no muerto, probablemente un lich, o quizá un vampiro. Skall sólo interactuaba con otros Muertos mediante un conjuro de proyectar imagen, por lo que nadie puede estar muy seguro de lo que era realmente. De cualquier modo, tras su fundación, los Muertos han estado bastante callados desde entonces. No suelen molestar a la gente, pese a que sus creencias tienden a enfurecer a algunas facciones con puntos de vista más positivos acerca del Multiverso.

Durante la Guerra de las Facciones, los Hombres de la Ceniza perdieron el liderazgo de Skall. Al principio, la mayoría de los Muertos asumieron que alcanzó la Verdadera Muerte y ascendió, pero tras la guerra, cuando se descubrió que la mayoría de los fáctols se habían desvanecido, quedó bastante claro que probablemente Skall hubiese compartido el destino de los otros fáctols, probablemente desterrado a los Laberintos. Los Muertos permanecieron neutrales durante la guerra, haciéndose cargo de los cadáveres de ambos bandos por igual. Después de la guerra, sin embargo, los Muertos tuvieron que hacer frente a la desaparición de Skall. Para la mayoría de las facciones, la desaparición de su fáctol no era algo tan grave: habían tenido muchos fáctols a lo largo de su historia, y uno nuevo podía cumplir perfectamente el papel. Pero Skall no era sólo el fáctol: era también el fundador y,para muchos, encarnaba la propia facción. Parecía difícil que la facción pudiese continuar sin él.

Y, por un tiempo, no lo hizo. Tras la Guerra de las Facciones, los Hombres de la Ceniza, oficialmente, se disolvieron. Individualmente, muchos Muertos continuaron trabajando para limpiar las calles de cadáveres, y continuaron con su creencia de que tenían que tratar de alcanzar la Verdadera Muerte, pero no se asociaron ni mantuvieron ningún tipo de jerarquía. No les llevó mucho tiempo darse cuenta de que eso era una estupidez -peor aún, era una muestra de sentimentalismo, algo de lo que los Muertos debían librarse. Gradualmente, y oficialmente sin ningún tipo de propósito, la facción se reunió de nuevo. Aún no han elegido un nuevo fáctol, y es probable que nunca lo hagan, ya que funcionan muy bien sin uno.



OBJETIVOS
Los Hombres de la Ceniza nunca han sido una facción centrada en un objetivo. Principalmente, continúan haciendo lo que siempre han hecho: ocuparse de los muertos y tratar de alcanzar la Verdadera Muerte. Siempre ha habido rumores de que los Muertos tratan de iniciar una “conversión en masa” de toda la peña hacia su forma de pensar, pero nunca se ha probado nada.

Sin embargo, hay unas pocas cosas que los Muertos desean hacer -bueno, no es que lo “deseen” mucho, es sólo que lo encuentran útil para su trabajo. Quizá la más importante sea encontrar un nuevo lugar con suficientes portales como para servir de centro funerario, como solía ser el Mortuorio. Se escuchó poco después de la guerra la cruda realidad de que los Muertos le iban a comprar el Parlamento a Harys Hatchis, pero finalmente quedó en nada; quizá decidieron que no tenía suficientes portales, o la historia era simplemente un rumor desde el principio. En cualquier caso, los Muertos aún no han encontrado un edificio adecuado que sirva a sus propósitos; al menos, uno que su dueño esté dispuesto a vender.

Hasta el momento, los Muertos han tratado e solucionar este problema de dos formas -y la ausencia de un liderazgo centralizado en la facción hace que nadie pueda decir cuál de las dos formas es la preferida oficialmente. Algunos Muertos usan los pocos portales que aún quedan en el Mortuorio, sin preocuparse de si el cadáver llega a un plano o a otro. Otros usan portales fuera del Mortuorio: ahora es una visión común en las calles de Sigil ver un cortejo fúnebre de los Hombres de la Ceniza, o un servicio funerario junto a una esquina o en una taberna que casualmente tiene un portal hacia el plano adecuado. Y aunque el Mortuorio no disponga actualmente de todos los portales necesarios, sigue siendo el cuartel general de los Hombres de la Ceniza. Tienen demasiado tiempo y esfuerzo invertido aquí como para simplemente recoger sus cosas y mudarse. De todos modos, ¿por qué deberían irse? Seguro, un sitio nuevo podría tener más portales, lo cual sería conveniente, pero un deseo de conveniencia es... bueno, ya sabes el resto.

Otra cuestión interesante que ha surgido recientemente es la posible reaparición de Skall. Un cierto número de Muertos han informado de que han visto a Skall recientemente en el Mortuorio. ¿Ha escapado Skall del Laberinto sal que fue desterrado? ¿O ha encontrado una forma de proyectar imagen desde el Laberinto? Nadie lo tiene claro, pero algunos están convencidos de que está de vuelta, y de que está trabajando para preparar su regreso como fáctol. Otros, sin embargo, no están tan seguros. No quiere decir que piensen que todos los que dicen haber visto a Skall sean unos mentirosos o unos lelos, por supuesto, pero... si Skall simplememnte estaba proyectando su imagen, ¿qué impide a otro proyectar una imagen similar y hacerse pasar por él? Sin embargo, Skall es tan importante para la facción que todos los Muertos de alto rango creen que todos esos informes deben ser investigados. Quizá esté realmente de vuelta; más probablemente se trate de un impostor; pero de cualquier modo, necesitan estar seguros.



ALIADOS
Los Muertos no tienen ningún aliado per se: tienden a trabajar solos, y tratan de evitar verse implicados en los problemas de una u otra facción. En la práctica, sin embargo, se llevan mejor con unas facciones que con otras. Comparten con la Cábala de la Desolación y la Guardia del Destino una especie de nihilismo, y muchas veces hacen causa común con estas dos facciones. En menor grado, los Muertos también tienen cosas en común con los Athar y los Xaositectos, que parece que son capaces de ver más allá del velo del significado y el sentido que tiene esta falsa vida en la que están. También respetan a los Jefes, los Indepes y los Crípticos, que tienen respeto por el aprendizaje y el progreso; aunque todas esas facciones están demasiado atadas a sus pasiones y deseos como para poder hallar la Verdadera Muerte.


ENEMIGOS
Del mismo modo que los Muertos no tienen verdaderos aliados, tampoco tienen verdaderos enemigos. De todos modos, algunas facciones mantienen un ojo vigilante sobre ellos. El Harmónium y los Hijos de la Misericordia tienden a vigilar a los Muertos, sin interferir, pero siempre sospechando. Los Anarcos... bueno,ellos se oponen a todo el mundo, y los Muertos ven poco de admirable en su pasión por lo que hacen. Los Predestinados también están demasiado centrados en sus deseos como para comprender la filosofía de los Hombres de la Ceniza. Los Sensibles están perdidos saboreando los supuestos placeres de esta “vida”, y están ciegos ante el vacío y la irrealidad de la existencia -o, según el punto de vista de los Sensibles, los Muertos están demasiado centrados en ignorar la belleza de la vida. Y sobre el Ojo de la Mente... bueno, no se necesita un genio para saber que su ideal de progresión a través de diversas encarnaciones va completamente en contra del deseo de los Muertos de hallar la Verdadera Muerte y terminar su tiempo en este Multiverso.


Comparte esta entrada en tus Redes

Vistas:

Esta entrada ha sido publicada en el blog de un Miembro de la Forja de Marte y nosotros la recogemos aquí junto a miles de entradas relacionadas. Para leer el post completo, pásate por el blog del autor. No olvides volver aquí y compartirla si lo ves oportuno. Si crees que esta contenido no es apropiado, por favor, contacta con nosotros y háznoslo saber. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario