Facciones en Planescape: (V) los Donadores de Anillos

Facciones en Planescape: (V) los Donadores de Anillos

Bienvenidos al quinto de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, los Donadores de Anillos.


¡Pero esa es la belleza de todo esto!”  
Jeremo bailó por toda la habitación con paso vertiginoso, forzando a Ingwe a cerrar sus ojos. El Bufón de la Dama después de un poco, fijándose en la mirada de dolor en el rostro del hombre. Un gesto malicioso brotó de los rasgos de Jeremo, y se inclinó cerca de su prisionero. 
¿Cansado de esta vida, Ingwe? ¿Te preocupa abandonarla?” Un tono burlón acompañó al sarcasmo de Jeremo.  
Ingwe se esforzó por abrir los ojos, luchando por mantenerse consciente tanto tiempo como fuese posible, su sangre brotando de la herida en su cabeza. Con un gran esfuerzo, habló: “Me has ofrecido tu simpatía, aunque sea en broma, lo que me deja en deuda contigo. A cambio, te ofrezco lo que más deseas: el control de los Donadores de Anillos”.  
Jeremo se quedó en silencio, aturdido durante un momento, antes de dar un gran grito y bailar por la habitación aún más frenéticamente que antes. “¡Ja, ja, ja! ¡He ganado! ¡He ganado!” Se inclinó sobre los muros y golpeó varias veces contra la silla de Ingwe durante su baile de celebración. Ingwe sintió la cuerda deslizarse.  
Manteniendo su mirada fija en el Bufón de la Dama, uno de los hombres más poderosos que quedaban en Sigil, Ingwe lentamente desató sus manos. Sonrió y susurró: “Date cuenta de que este gran regalo te pone en deuda conmigo, Jeremo. Llegará el día en que el poder que has anhelado se convertirá en un ancla alrededor de tu cuello. Tan sólo espero que, dirigiendo a los Donadores de Anillos, verdaderamente entiendas la naturaleza de los regalos, antes de que sea demasiado tarde”.
Ingwe aplastó el delicado talismán escondido en el dobladillo de su túnica, pidiendo algún favor que le debía alguno de los poderosos de Sigil. Con un “pop” apenas audible, el anterior líder de los Donadores de Anillos desapareció. Pocos segundos después, Jeremo comprobó que estaba solo. 
¿A dónde has ido, Ingwe? No importa, no importa, ya tengo lo que quería. Ahora, ¿Por dónde empezar?” Jeremo hizo una pausa dramática, con un dedo posado sobre sus labios en un simulacro de reflexión antes de romper a bailar de nuevo. “¡Ahá! ¡Lo tengo! Siempre es mejor comenzar por el principio...”  


Los Donadores de Anillos son una pequeña pero creciente facción que proviene de Ysgard. Sus ideales son completamente opuestos a los de los Predestinados, ya que los Donadores de Anillos creen que todo aquello que den regresará a ellos. Así, quien pueda dar todo lo que tiene y convencer al Multiverso de que haga lo mismo cosechará la mayor recompensa de todas, acorde a la Unión de los Anillos. Para los Donadores de Anillos, la posesión es una forma de limitación, y ser libre de los deseos equivale a un poder absoluto sobre uno mismo y sobre el Multiverso. Los Donadores de Anillos viven de la caridad de los demás, y prosperan haciéndolo. En un lugar tan frío e indiferente como el Multiverso, esto es un logro en sí mismo.  

Filosofía: Sólo recibes lo que das. 
Apodos: Mendigos, Negociadores 
Cuartel general: Palacio del Bufón, en Sigil 
Principales razas: Bariaurs, semi-elfos, humanos, tiefling 
Principales clases: Cualquiera 
Fáctol: Jeremo el Parlanchín (CN macho humano Guerrero6/Pícaro12) 
Miembros prominentes: Borghild Walsing (CB hembra humana Hechicera9), Grim Arneger (CN macho humano Guerrero7/Pícaro5), Ingwe Alting (CB macho humano Ilusionista14), Ragin Ravensson (NB macho humano Pícaro12), Voltraagh (CM glabrezu Bardo4) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias caóticas y buenas 
Símbolo: Una mano extendida con un anillo en su palma.  



FILOSOFÍA 
La libertad es la verdadera senda hacia el poder. La adquisición de posesiones materiales embota el verdadero potencial de la peña. Las responsabilidades de las propiedades y los negocios distraen a las personas de sus verdaderos propósitos. Cuando no tienes nada, entonces verdaderamente lo tienes todo. Los Donadores de Anillos no codician ni el dinero ni las posesiones, y rara vez blanden abiertamente el poder. Se mantienen libres de deudas mientras viven día a día de la caridad de los demás. Cuando reciben algún objeto, los Mendigos lo usan mientras lo necesitan, y entonces se lo pasan a alguien que tenga mayor necesidad de dicho objeto; un Donador de Anillos no posee más que lo estrictamente esencial.

Ese estilo de vida puede parecer contraproducente, especialmente en un plano que valora tanto la independencia como Ysgard, donde la caridad es considerada un insulto. Lo que distingue a un Donador de Anillos de un mendigo común en cualquier ciudad de cualquier plano es el sentido de la integridad y la autoestima que se mantienen en equilibrio. Los Donadores de Anillos no quieren nada gratis: trabajarán con alegría por lo que necesiten, y prestarán ayuda sin ninguna queja. “Los dioses ayudan a quienes se ayudan a sí mismos” es un dicho común, y las más extrañas criaturas les han prestado ayuda en las situaciones más extrañas. Las historias sobren esa suerte han ayudado a que su filosofía se extienda lentamente a través de los planos.

De entre todas las facciones, la filosofía de los Donadores de Anillos es la que más está sometida a diferentes interpretaciones. La peña tiende a abrazar el núcleo de la filosofía de los Donadores de Anillos -da a los demás y los demás te darán a ti- y a alterarla para ajustarse a sus perspectivas individuales. La interpretación de los Donadores de Anillos de Ysgard es la más comúnmente conocida: la gente en una comunidad contribuye tanto como puede, mientras mantiene un registro de todos aquellos que le deben algo. Un carpintero arregla la rueda del carro de un granjero, sabiendo que el granjero le dará varias libras de manzanas cuando llegue la cosecha. Un vecino ayuda a limpiar la casa de otro cuando llega un nuevo viajero, ya que el otro vecino hizo lo mismo el año anterior. Cuando un extranjero llega a una villa, una familia lo alimenta y le da cobijo por una noche; si el extranjero no lo pilla y ayuda en la casa al día siguiente, la familia sabe que les será reembolsado mucho más. Esa gente atesora los favores que les deben como si fuesen el más puro platino, creyendo que tarde o temprano su caridad les será devuelta con creces. Y normalmente tienen razón.

En Limbo y Pandemónium también hay un buen número de Donadores de Anillos, y es más fácil dar todo lo que tienes cuando no tienes nada. Aunque esto hace estos planos un poco más hospitalarios, los Donadores de Anillos de aquí tienden a cambiar rápidamente de perspectiva si ven que no parece que vayan a obtener nada a cambio de su ayuda.

En los campos del Elíseo y a través de los Planos Superiores,la filosofía de los Donadores de Anillos es de naturaleza menos egoísta y más altruista. Creyendo que dar todo lo que tienes a los demás es una obligación moral, estos Donadores de Anillos actúan para mejorar la comunidad como un todo.. A sus ojos, este es el único camino hacia el mayor beneficio para todos, y viviendo sus vidas para dar ejemplo lentamente convertirán al Multiverso para seguir su camino. No todo el mundo lo hará por las mismas razones, pero el acto mismo de dar es suficiente.

Los Donadores de Anillos del Abismo tienen la interpretación más retorcida: todo el mundo les debe algo, por una razón o por otra. Un Negociador en la llanura de los portales infinitos puede admirar la espada de un guerrero, sugiriendo que dársela puede ayudar a que mantenga silencio si es preguntado por el paradero del guerrero. Un quásit puede pedir regalos a los miembros de un grupo de aventureros, dejando caer que se olvidará de que estaban allí si el precio es correcto. Incluso una marilith puede aceptar todas las posesiones de alguien a cambio de no matarlo. Esto es difícilmente distinguible de la extorsión, y los Donadores de Anillos abisales consideran estos pagos como una deuda que se les debe inherentemente, y que sus “regalos de inacción” pueden ser tan valiosos como la ayuda activa.



BREVE HISTORIA
Como sucede con la mayoría de facciones, el origen de los Donadores de Anillos es desconocido, aunque lo más seguro es que comenzasen en Ysgard. Parece que los principios de la facción han existido de una forma u otra durante mucho tiempo, pero fue Ingwe Alting quien le dio una base filosófica firme. En una tierra en la que los músculos triunfaban diariamente sobre el cerebro, Ingwe vio que no era efectivo en la persecución de la gloria mediante el combate. Tenía poca habilidad con la espada, y carecía de la estatura y fuerza de sus pares. Esto le causaba una gran inquietud, pues quería vivir según los ideales de sus antepasados, y según ellos no estaba contribuyendo al honor de su clan.

Fallando al tratar de buscar el prestigio mediante el combate, el ilusionista trató de ganarse el respeto de su clan mediante otra tradición de Ysgard: la hospitalidad. Usando sus talentos mágicos para proveer abundante comida y entretenimiento, Ingwe se ganó una gran reputación como un magnífico anfitrión, y ofreciendo más de lo que los recursos de su familia le permitían, con el tiempo todos sus huéspedes estuvieron en deuda con él. Al tiempo que su influencia sobre la comunidad crecía, así lo hacía su generosidad, hasta que un ciclo de favores y pagos lo convirtieron en uno de los hombres con más éxito de su región.

Su fama creció mientras otros trataban de emular su camino a la celebridad. Acorde a sus principios, Ingwe compartió los secretos de su éxito, ganándose el respeto y l admiración de muchos ysgardianos con ideas afines. Así, se le dio el liderazgo del recién formado grupo de los Donadores de Anillos, y fue nombrado fáctol. Durante años, Ingwe lo dio todo por la facción, formalizando sus ideales y ayudando a los suyos a entender su verdadero significado. Desafortunadamente, los Donadores de Anillos se convirtieron en un pequeño grupo elitista debido a su perfeccionismo, y el crecimiento de la facción se estancó. Se cree que esa fue una de las principales razones por las que Ingwe “dio” la fortaleza de Skeinheim en Ysgard de vuelta a los Predestinados y trasladó la mayor parte de la organización de la facción a Sigil poco antes de la Guerra de las Facciones.

Esto jugó a favor de Jeremo el Parlanchín, que aprovechó la Guerra para dar un golpe y tomar el control de la facción. A raíz del Edicto de la Dama, el carisma natural y la ambición de Jeremo están extendiendo la filosofía de los Donadores de Anillos a través de los Planos Exteriores, donde su mensaje se está volviendo más común, aunque diluido. Nadie está seguro de cómo es posible que Jeremo esté dirigiendo abiertamente a los Donadores de Anillos desde Sigil; ¿está verdaderamente loco, o el “Bufón de la Dama” tiene algún tipo de trato especial? Cualquiera que sea la razón, eso ha atraído mucha más la atención sobre los Donadores de Anillos, mientras las otras facciones consideran su posición en el Multiverso.



OBJETIVOS
Aparte de los objetivos personales de Jeremo, los Donadores de Anillos como organización no tienen más dirección o propósito que la iluminación generalizada de las gentes del Multiverso. A base de extender su filosofía a otros, más y más gente a través de los planos se está acostumbrando a dar, lo cual refuerza los ideales de la facción y beneficia a sus miembros individuales. A medida que la facción se extienda y su poder crezca, Jeremo tratará de usar ese poder,pero de momento se contenta con extender la filosofía de la facción como cualquier otro miembro.


ALIADOS
Los Crípticos siempre han sido los aliados más fieles de los Donadores de Anillos. Ambas organizaciones creen que la acción es la clave de la existencia, pero los Donadores de Anillos creen que dar es la única acción que cuenta. Los Donadores de Anillos también tienen buenas relaciones con los Hijos de la Misericordia y con la Cábala de la Desolación, que encuentran ideas comunes con los Negociadores, que ayudan a su comunidad, por las razones que sea. La mayor parte de las facciones miran a los Donadores de Anillos con buenos ojos, ya que la generosidad crea sentimientos de buena voluntad.


ENEMIGOS
Los Predestinados siempre se han considerado a sí mismos como enemigos de los Donadores de Anillos, pero en realidad las dos organizaciones son diferentes caras de la misma moneda: una toma, la otra da. Pero siempre que se lanza la moneda, al final los Predestinados siempre se encuentran pagando por la generosidad de los Donadores de Anillos. Naturalmente, los Negociadores disfrutan de esta relación. Pese a ser competidores naturales, es muy raro encontrar a un Negociador que hable mal de un Predestinado, o un Predestinado que piense mucho acerca de los Donadores de Anillos.


Por: Yibrael

Comparte en tus Redes

Vistas:

Bienvenidos al quinto de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, los Donadores de Anillos.


¡Pero esa es la belleza de todo esto!”  
Jeremo bailó por toda la habitación con paso vertiginoso, forzando a Ingwe a cerrar sus ojos. El Bufón de la Dama después de un poco, fijándose en la mirada de dolor en el rostro del hombre. Un gesto malicioso brotó de los rasgos de Jeremo, y se inclinó cerca de su prisionero. 
¿Cansado de esta vida, Ingwe? ¿Te preocupa abandonarla?” Un tono burlón acompañó al sarcasmo de Jeremo.  
Ingwe se esforzó por abrir los ojos, luchando por mantenerse consciente tanto tiempo como fuese posible, su sangre brotando de la herida en su cabeza. Con un gran esfuerzo, habló: “Me has ofrecido tu simpatía, aunque sea en broma, lo que me deja en deuda contigo. A cambio, te ofrezco lo que más deseas: el control de los Donadores de Anillos”.  
Jeremo se quedó en silencio, aturdido durante un momento, antes de dar un gran grito y bailar por la habitación aún más frenéticamente que antes. “¡Ja, ja, ja! ¡He ganado! ¡He ganado!” Se inclinó sobre los muros y golpeó varias veces contra la silla de Ingwe durante su baile de celebración. Ingwe sintió la cuerda deslizarse.  
Manteniendo su mirada fija en el Bufón de la Dama, uno de los hombres más poderosos que quedaban en Sigil, Ingwe lentamente desató sus manos. Sonrió y susurró: “Date cuenta de que este gran regalo te pone en deuda conmigo, Jeremo. Llegará el día en que el poder que has anhelado se convertirá en un ancla alrededor de tu cuello. Tan sólo espero que, dirigiendo a los Donadores de Anillos, verdaderamente entiendas la naturaleza de los regalos, antes de que sea demasiado tarde”.
Ingwe aplastó el delicado talismán escondido en el dobladillo de su túnica, pidiendo algún favor que le debía alguno de los poderosos de Sigil. Con un “pop” apenas audible, el anterior líder de los Donadores de Anillos desapareció. Pocos segundos después, Jeremo comprobó que estaba solo. 
¿A dónde has ido, Ingwe? No importa, no importa, ya tengo lo que quería. Ahora, ¿Por dónde empezar?” Jeremo hizo una pausa dramática, con un dedo posado sobre sus labios en un simulacro de reflexión antes de romper a bailar de nuevo. “¡Ahá! ¡Lo tengo! Siempre es mejor comenzar por el principio...”  


Los Donadores de Anillos son una pequeña pero creciente facción que proviene de Ysgard. Sus ideales son completamente opuestos a los de los Predestinados, ya que los Donadores de Anillos creen que todo aquello que den regresará a ellos. Así, quien pueda dar todo lo que tiene y convencer al Multiverso de que haga lo mismo cosechará la mayor recompensa de todas, acorde a la Unión de los Anillos. Para los Donadores de Anillos, la posesión es una forma de limitación, y ser libre de los deseos equivale a un poder absoluto sobre uno mismo y sobre el Multiverso. Los Donadores de Anillos viven de la caridad de los demás, y prosperan haciéndolo. En un lugar tan frío e indiferente como el Multiverso, esto es un logro en sí mismo.  

Filosofía: Sólo recibes lo que das. 
Apodos: Mendigos, Negociadores 
Cuartel general: Palacio del Bufón, en Sigil 
Principales razas: Bariaurs, semi-elfos, humanos, tiefling 
Principales clases: Cualquiera 
Fáctol: Jeremo el Parlanchín (CN macho humano Guerrero6/Pícaro12) 
Miembros prominentes: Borghild Walsing (CB hembra humana Hechicera9), Grim Arneger (CN macho humano Guerrero7/Pícaro5), Ingwe Alting (CB macho humano Ilusionista14), Ragin Ravensson (NB macho humano Pícaro12), Voltraagh (CM glabrezu Bardo4) 
Alineamiento: Cualquiera, con tendencias caóticas y buenas 
Símbolo: Una mano extendida con un anillo en su palma.  



FILOSOFÍA 
La libertad es la verdadera senda hacia el poder. La adquisición de posesiones materiales embota el verdadero potencial de la peña. Las responsabilidades de las propiedades y los negocios distraen a las personas de sus verdaderos propósitos. Cuando no tienes nada, entonces verdaderamente lo tienes todo. Los Donadores de Anillos no codician ni el dinero ni las posesiones, y rara vez blanden abiertamente el poder. Se mantienen libres de deudas mientras viven día a día de la caridad de los demás. Cuando reciben algún objeto, los Mendigos lo usan mientras lo necesitan, y entonces se lo pasan a alguien que tenga mayor necesidad de dicho objeto; un Donador de Anillos no posee más que lo estrictamente esencial.

Ese estilo de vida puede parecer contraproducente, especialmente en un plano que valora tanto la independencia como Ysgard, donde la caridad es considerada un insulto. Lo que distingue a un Donador de Anillos de un mendigo común en cualquier ciudad de cualquier plano es el sentido de la integridad y la autoestima que se mantienen en equilibrio. Los Donadores de Anillos no quieren nada gratis: trabajarán con alegría por lo que necesiten, y prestarán ayuda sin ninguna queja. “Los dioses ayudan a quienes se ayudan a sí mismos” es un dicho común, y las más extrañas criaturas les han prestado ayuda en las situaciones más extrañas. Las historias sobren esa suerte han ayudado a que su filosofía se extienda lentamente a través de los planos.

De entre todas las facciones, la filosofía de los Donadores de Anillos es la que más está sometida a diferentes interpretaciones. La peña tiende a abrazar el núcleo de la filosofía de los Donadores de Anillos -da a los demás y los demás te darán a ti- y a alterarla para ajustarse a sus perspectivas individuales. La interpretación de los Donadores de Anillos de Ysgard es la más comúnmente conocida: la gente en una comunidad contribuye tanto como puede, mientras mantiene un registro de todos aquellos que le deben algo. Un carpintero arregla la rueda del carro de un granjero, sabiendo que el granjero le dará varias libras de manzanas cuando llegue la cosecha. Un vecino ayuda a limpiar la casa de otro cuando llega un nuevo viajero, ya que el otro vecino hizo lo mismo el año anterior. Cuando un extranjero llega a una villa, una familia lo alimenta y le da cobijo por una noche; si el extranjero no lo pilla y ayuda en la casa al día siguiente, la familia sabe que les será reembolsado mucho más. Esa gente atesora los favores que les deben como si fuesen el más puro platino, creyendo que tarde o temprano su caridad les será devuelta con creces. Y normalmente tienen razón.

En Limbo y Pandemónium también hay un buen número de Donadores de Anillos, y es más fácil dar todo lo que tienes cuando no tienes nada. Aunque esto hace estos planos un poco más hospitalarios, los Donadores de Anillos de aquí tienden a cambiar rápidamente de perspectiva si ven que no parece que vayan a obtener nada a cambio de su ayuda.

En los campos del Elíseo y a través de los Planos Superiores,la filosofía de los Donadores de Anillos es de naturaleza menos egoísta y más altruista. Creyendo que dar todo lo que tienes a los demás es una obligación moral, estos Donadores de Anillos actúan para mejorar la comunidad como un todo.. A sus ojos, este es el único camino hacia el mayor beneficio para todos, y viviendo sus vidas para dar ejemplo lentamente convertirán al Multiverso para seguir su camino. No todo el mundo lo hará por las mismas razones, pero el acto mismo de dar es suficiente.

Los Donadores de Anillos del Abismo tienen la interpretación más retorcida: todo el mundo les debe algo, por una razón o por otra. Un Negociador en la llanura de los portales infinitos puede admirar la espada de un guerrero, sugiriendo que dársela puede ayudar a que mantenga silencio si es preguntado por el paradero del guerrero. Un quásit puede pedir regalos a los miembros de un grupo de aventureros, dejando caer que se olvidará de que estaban allí si el precio es correcto. Incluso una marilith puede aceptar todas las posesiones de alguien a cambio de no matarlo. Esto es difícilmente distinguible de la extorsión, y los Donadores de Anillos abisales consideran estos pagos como una deuda que se les debe inherentemente, y que sus “regalos de inacción” pueden ser tan valiosos como la ayuda activa.



BREVE HISTORIA
Como sucede con la mayoría de facciones, el origen de los Donadores de Anillos es desconocido, aunque lo más seguro es que comenzasen en Ysgard. Parece que los principios de la facción han existido de una forma u otra durante mucho tiempo, pero fue Ingwe Alting quien le dio una base filosófica firme. En una tierra en la que los músculos triunfaban diariamente sobre el cerebro, Ingwe vio que no era efectivo en la persecución de la gloria mediante el combate. Tenía poca habilidad con la espada, y carecía de la estatura y fuerza de sus pares. Esto le causaba una gran inquietud, pues quería vivir según los ideales de sus antepasados, y según ellos no estaba contribuyendo al honor de su clan.

Fallando al tratar de buscar el prestigio mediante el combate, el ilusionista trató de ganarse el respeto de su clan mediante otra tradición de Ysgard: la hospitalidad. Usando sus talentos mágicos para proveer abundante comida y entretenimiento, Ingwe se ganó una gran reputación como un magnífico anfitrión, y ofreciendo más de lo que los recursos de su familia le permitían, con el tiempo todos sus huéspedes estuvieron en deuda con él. Al tiempo que su influencia sobre la comunidad crecía, así lo hacía su generosidad, hasta que un ciclo de favores y pagos lo convirtieron en uno de los hombres con más éxito de su región.

Su fama creció mientras otros trataban de emular su camino a la celebridad. Acorde a sus principios, Ingwe compartió los secretos de su éxito, ganándose el respeto y l admiración de muchos ysgardianos con ideas afines. Así, se le dio el liderazgo del recién formado grupo de los Donadores de Anillos, y fue nombrado fáctol. Durante años, Ingwe lo dio todo por la facción, formalizando sus ideales y ayudando a los suyos a entender su verdadero significado. Desafortunadamente, los Donadores de Anillos se convirtieron en un pequeño grupo elitista debido a su perfeccionismo, y el crecimiento de la facción se estancó. Se cree que esa fue una de las principales razones por las que Ingwe “dio” la fortaleza de Skeinheim en Ysgard de vuelta a los Predestinados y trasladó la mayor parte de la organización de la facción a Sigil poco antes de la Guerra de las Facciones.

Esto jugó a favor de Jeremo el Parlanchín, que aprovechó la Guerra para dar un golpe y tomar el control de la facción. A raíz del Edicto de la Dama, el carisma natural y la ambición de Jeremo están extendiendo la filosofía de los Donadores de Anillos a través de los Planos Exteriores, donde su mensaje se está volviendo más común, aunque diluido. Nadie está seguro de cómo es posible que Jeremo esté dirigiendo abiertamente a los Donadores de Anillos desde Sigil; ¿está verdaderamente loco, o el “Bufón de la Dama” tiene algún tipo de trato especial? Cualquiera que sea la razón, eso ha atraído mucha más la atención sobre los Donadores de Anillos, mientras las otras facciones consideran su posición en el Multiverso.



OBJETIVOS
Aparte de los objetivos personales de Jeremo, los Donadores de Anillos como organización no tienen más dirección o propósito que la iluminación generalizada de las gentes del Multiverso. A base de extender su filosofía a otros, más y más gente a través de los planos se está acostumbrando a dar, lo cual refuerza los ideales de la facción y beneficia a sus miembros individuales. A medida que la facción se extienda y su poder crezca, Jeremo tratará de usar ese poder,pero de momento se contenta con extender la filosofía de la facción como cualquier otro miembro.


ALIADOS
Los Crípticos siempre han sido los aliados más fieles de los Donadores de Anillos. Ambas organizaciones creen que la acción es la clave de la existencia, pero los Donadores de Anillos creen que dar es la única acción que cuenta. Los Donadores de Anillos también tienen buenas relaciones con los Hijos de la Misericordia y con la Cábala de la Desolación, que encuentran ideas comunes con los Negociadores, que ayudan a su comunidad, por las razones que sea. La mayor parte de las facciones miran a los Donadores de Anillos con buenos ojos, ya que la generosidad crea sentimientos de buena voluntad.


ENEMIGOS
Los Predestinados siempre se han considerado a sí mismos como enemigos de los Donadores de Anillos, pero en realidad las dos organizaciones son diferentes caras de la misma moneda: una toma, la otra da. Pero siempre que se lanza la moneda, al final los Predestinados siempre se encuentran pagando por la generosidad de los Donadores de Anillos. Naturalmente, los Negociadores disfrutan de esta relación. Pese a ser competidores naturales, es muy raro encontrar a un Negociador que hable mal de un Predestinado, o un Predestinado que piense mucho acerca de los Donadores de Anillos.


Comparte esta entrada en tus Redes

Vistas:

Esta entrada ha sido publicada en el blog de un Miembro de la Forja de Marte y nosotros la recogemos aquí junto a miles de entradas relacionadas. Para leer el post completo, pásate por el blog del autor. No olvides volver aquí y compartirla si lo ves oportuno. Si crees que esta contenido no es apropiado, por favor, contacta con nosotros y háznoslo saber. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario