Facciones en Planescape: (IV) la Cábala de la Desolación

Facciones en Planescape: (IV) la Cábala de la Desolación


Bienvenidos al cuarto de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, la Cábala de la Desolación.


Pínchalo. Es un lelo, y eso es todo” 
Ghren suspiró descorazonado, y miró al viejo aasimar con los colores de los Desolados sentado en las sucias calles de la Colmena, abatido y mudo, con una mirada de reconocimiento. El bariaur se rascó los cuernos distraídamente y suspiró de nuevo. “No es sólo un lelo, es un colega Desolado. Tengo que ayudarlo, especialmente en este momento de necesidad... no tiene a ningún tío como tú o Ferno para que miren por él... no podemos simplemente dejarlo aquí; necesita que lo llevemos a la Casa de las Puertas.”  
Sareth resopló burlonamente. “¿Y eso por qué importa? Ya no sois una facción, igual que tampoco nosotros. No tienes por qué ayudarle sino te beneficia.” Sareth comenzó a mover sus pezuñas adelante y atrás, algo que solía hacer cuando estaba impaciente. Ferno, el sorprendentemente fornido y musculoso semi-elfo, se acercó a Ghren. 
Nada ... nada ... inútil ... vacío ... baladí ... ¿por qué? No hay esperanza, ni piedad, nada ...” 
Pensaba que tenías un punto...” 
Ghren le dirigió una última mirada de desesperación y se alejó en pos de sus amigos, pensando que no había nada que pudiese haber hecho, ya que ninguna de las cosas que pudiese hacer tendría en realidad ningún significado. 

La vida no tiene sentido. Esto resume la filosofía de la Cábala de la Desolación, y no hay mucho más que decir. No creen que la nada es el sentido, como la Guardia del Destino, si no que no creen que haya un sentido o significado en primer lugar. Lo más cercano a un sentido es lo que puedas encontrar dentro de ti, y cuando nada significa todo y todo significa nada, el interior parece triste y cualquier cosa menos cuerdo. Los Desolados constantemente luchan contra su propia cordura cuando tratan de encontrar su propósito interior, y la mayoría tratan de encontrarle un significado a su existencia mediante la caridad, dándole a la gente un alivio de este Multiverso despiadado y sin sentido. 

Filosofía: El Multiverso no tiene sentido,y no tiene por qué tenerlo. 
Apodos: Desolados, la Cábala, Loqueros 
Cuartel general: La Casa de Locos en el Pandemónium 
Principales razas: Semi-elfos, humanos, tieflings.  
Principales clases: Bardos, hechiceros, magos.  
Fáctol: Tyvold (CB macho elfo gris Clrérigo6/Guerrero5/Mago7).  
Miembros prominentes: Tessali (CB macho elfo gris Guerrero5/Pícaro6/Mago7), Ezra (NB macho bariaur Adepto1)  
Alineamiento: Cualquiera no legal 
Símbolo: Un yelmo con un resplandor negro tras él.  

FILOSOFÍAPara la mayoría de la peña, la idea de que el Multiverso no tiene sentido es una locura, pero para un Desolado la idea de que cualquier cosa tenga sentido sí que es una locura. ¿Qué pruebas se han encontrado sobre un propósito mayor? ¿Qué hace que la peña esté tan segura de que hay algún sentido en su existencia? Cero, nada. De entre todas las búsquedas realizadas, nadie puede encontrar un significado al Multiverso: nadie. Ni los Suplicantes, ni los Legados, ni siquiera los Poderes. Los Desolados conocen la verdad: no hay gran verdad, no hay un gran diseño. Ninguna razón. Nada. Encuentran la paz en la aceptación de esa realidad tal y como es: es lo que les permite encararse con el Multiverso, y consigo mismos. Bajan la mirada con lástima ante aquellos que tratan de forzar un significado para el Multiverso, y sólo pueden suspirar cuando otros les dicen que están locos. 
La Cábala de la Desolación cree que ya que no hay un significado en el exterior, todo lo que pueden hacer es tratar de buscarlo en el interior. El Multiverso es cruel y despiadado, todo locura y ruido. Habiendo comprendido esto, un Desolado tiende a desarrollar más empatía, y trata de repartir algo de la piedad que falta en el Multiverso. Entienden que no hay piedad en el Multiverso, porque la piedad emana del interior; de ese modo, tal vez -y sólo tal vez- puedan encontrar su propio significado interior a través de esa piedad. Incluso los malvados dentro de la Cábala de la Desolación realizan actos de caridad, no porque les importe la peña a la que ayudan, si no porque esos actos de caridad les ayudan a batallar contra la locura de carecer de propósito.  
Si bien a la Cábala le gustaría que más personas tomasen su punto de vista, nunca lo fuerzan. De hecho, ni siquiera reclutan miembros activamente. En realidad, cuando alguien se acerca a un Desolado preguntándole sobre cómo convertirse en miembro, el Desolado simplemente lo ignorará, más aún tras el Edicto de la Dama que expulsa a las facciones de Sigil. Tan sólo cuando el potencial Desolado se da cuenta de que todas las preguntas a las que ha estado buscando respuesta no tienen respuesta, sencillamente porque esa es la respuesta, es aceptado en la Cábala. Muchos de los potenciales reclutas son miembros de otras facciones que han perdido la creencia, y ya no ven el sentido de su facción, sus aliados y sus enemigos. Simplemente, deja de tener sentido. Y cuando no puedes encontrar nada en lo que creer, no creer en nada es más atractivo.  
La Cábala de la Desolación es un grupo de tíos deprimidos, a menudo mentalmente perturbados, que se dedican a ayudar a los demás. Si eso no convence a la peña de que el Multiverso es demencial y sin ningún sentido, probablemente nada pueda hacerlo.  

BREVE HISTORIAHace unos nueve siglos, más o menos, la Cábala de la Desolación surgió a la existencia. Su filosofía anti-filosófica atrajo a un montón de tíos en un primer momento, pero confundió a un montón más. Cuando la creencia puede cambiar la realidad a tu alrededor, creer en la nada puede parecer extraño, pero no creer nada en absoluto es demencial. Nadie lo entiende hasta que no entiende nunca más nada, y en ese punto puede elegir aceptar la cruda realidad o caminar por la senda de la locura. Nada tiene sentido, así que ¿por qué tratar de forzarlo? En lugar de eso, trata de concentrarte en tu interior, a ver si eres capaz de encontrar algún sentido allí.  
Naturalmente, esto atrajo a los cínicos planares que estaban cansados de las facciones y sus guerras filosóficas, y a aquellos cuyas creencias se estaban desmoronando. Así, la Cábala atrajo a aquellos que se habían perdido en el enfrentamiento entre ideales, a aquellos que se sentían abandonados de uno u otro modo por sus facciones o sus dioses, a todos aquellos que estaban listos para rendirse. A la mayoría de las otras facciones nunca les gustó que la Cábala les “robase” miembros, incluso aunque estuviese claro que esas facciones no estaban haciendo mucho por retener a esos miembros. A pesar de todo, con todas las facciones que han existido a lo largo de la historia de Sigil para oponerse a la Cábala, cualquiera podía pensar que ésta ya hubiese sido aplastada... pero siempre ha habido peña que piensa que si tienes demasiada oposición es que algo estás haciendo bien. Incluso en sus tiempos más bajos, la Cábala sabe que cuando una facción crece demasiado, algunos de sus miembros se desencantan y abandonan, y eso hace crecer sus propias filas. Este ciclo se ha repetido a través de la historia, con facciones que crecen y decrecen, y proveen a los Loqueros de oportunidades para crecer, a veces incluso demasiado, lo cual acaba generando problemas.  
Cuando un Desolado habla acerca del Retiro Sombrío, la mayoría de la peña piensa que se refiere a algún tipo de vacaciones. De alguna manera están en lo cierto. Los Desolados, luchando constantemente contra la locura en su interior, finalmente se rinden en gran número, y se van a un pequeño viaje mental que muchas veces dura por el resto de sus vidas. Esto sucede, extrañamente, cuando las filas de los Desolados aumentan mucho. La abrumadora pérdida de la creencia causa locura, que no puede ser tratada de manera eficiente por los pocos ancianos que realmente la entienden. Esta extraña enfermedad mental suele comenzar en lo más alto, y se expande hacia abajo, con el fáctol de los Desolados siendo habitualmente el primer enfermo. Mientras se extiende a través de las filas de la Cábala, la enfermedad deja atrás a los miembros más recientes, que deben dirigir la facción ellos mismos sin la guía de los Desolados experimentados que les precedieron.  
Sin embargo, se han vuelto más avispados a lo largo del tiempo. Han aprendido bastante de medicina y tratamientos, y el índice de recuperación actual de sus miembros es bastante más alto. Y aunque ha habido algunos casos individuales, la Cábala de la Desolación no ha sufrido un Retiro Sombrío masivo durante las tres últimas décadas, sobre todo por el hecho de que el ex-fáctol Lhar ha tratado de mantener el número de miembros estable. Ahora, con la desbandada de las facciones, ni siquiera están seguros de que pueda volver a suceder un Retiro Sombrío masivo. Ya ni siquiera se consideran una facción, si no un montón de tíos con ideas afines acostumbrados a lidiar con la locura. Esto no los ha detenido para seguir tendiendo su mano a los locos y a los necesitados, y continúan haciéndolo, ahora de forma no oficial.  
Muchos de los Loqueros decidieron hacer un viaje al Pandemónium después de que la Dama emitiese su edicto prohibiendo las facciones, y muchos de ellos nunca regresaron. Algunos permanecen en la Casa de Locos, el cuartel general de los Desolados en Cocytus, la primera capa de Pandemónium, tratando de evitar cualquier problema con la peña legal que ha llegado al plano recientemente buscando un misterioso artefacto que se dice que tiene el poder de resucitar a las deidades muertas. Otros han decidido asentarse en Vientosombrío, un burgo en Phlegeton, la tercera capa del Pandemónium. Pero por las razones que sean, se ha reducido el número de Desolados en la Jaula, pero no mucho. Este tipo de cosas han pasado varias veces en la historia de la Cábala. 
La mayoría de la peña sigue viendo la Cábala de la Desolación como un “montón de lelos” que están permanentemente deprimidos. A nadie le había interesado nunca antes la intrincada filosofía de la Cábala, y actualmente, la única peña que hubiese podido interesante ha sido barrida por la “fiebre de las facciones” de aprender todo sobre cada una de las facciones y los fáctols. Es conocimiento común que el ex-fáctol Lhar andaba siempre buscando a sus padres, pero a los Desolados no les importaba, y ninguno hizo nada al respecto. La apatía alimenta a la apatía, y la Cábala es una de las pocas facciones que no generó demasiado interés durante la “”fiebre de las facciones”.  
OBJETIVOSLa Cábala de la Desolación no presenta un frente unificado ni tiene un objetivo común. Cada miembro debe lidiar con las implicaciones de aceptar el Multiverso como lo que es. Mientras tanto, la mayoría de la Cábala trabaja codo con codo y con otras organizaciones para ayudar a los pobres, los perdidos y los locos, dirigiendo comedores, albergues y asilos donde se necesitan. Estos actos de caridad se consideran la responsabilidad principal de la facción, y su método más extendido para encontrar un propósito interior a sus vidas. Unos pocos Desolados toman la vida del caminante de planos, bien para extender la verdad allá donde nunca ha sido escuchada o para encontrar un sentido interior al crecimiento personal de la vida del aventurero.  

ALIADOSAunque la Cábala no tiene oficialmente ningún aliado, los Hombres de la Ceniza, la Guardia del Destino, los Hijos de la Misericordia, la Liga Revolucionaria y los Xaositectos se encuentran en buena disposición hacia los Desolados. Ahora que la Guardia del destino y la Liga Revolucionaria han movido sus bases de operaciones fuera de Sigil, los pocos que quedan no son aliados muy fuertes. Las relaciones son más estrechas quizá con los Hombres de la Ceniza, ya que ambas facciones son taciturnas y continúan llevando a cabo sus tareas con solemnidad en Sigil, los Desolados ayudando a los pobres, enfermos y moribundos, y los Muertos llevándose los cuerpos de aquellos a quienes los Desolados no pudieron ayudar.  

ENEMIGOSLos principales enemigos de los Desolados,el Signo del Uno y los Eutanastas, han dejado de existir como tales; los primeros uniéndose a los Creyentes en la Fuente para formar el Ojo de la Mente, y los segundos divididos en dos. A los Desolados aún siguen sin gustarles los Signófilos por imaginar a uno de sus antiguos fáctols fuera de la existencia, pero no guardan animadversión hacia el Ojo de la Mente, así que la Cábala se ha purgado de aquella amargura para centrarse en su trabajo. Mientras que los Hijos de la Misericordia son cordiales y a veces incluso echan una mano, cualquier Mataplastas estará tentado de romper algunos cráneos si los Desolados no se apartan de su camino. El resto de facciones están satisfechas con ignorar a los Loqueros y dejarles con sus manicomios.

Por: Yibrael

Comparte en tus Redes

Vistas:


Bienvenidos al cuarto de una serie de artículos de trasfondo sobre Planescape: se trata de la traducción del capítulo 3 del entorno de campaña de Planescape para D&D 3.5 realizado por la gente de Planewalker.es (página ya desaparecida). Comenzamos a analizar cada facción en detalle. Hoy, la Cábala de la Desolación.


Pínchalo. Es un lelo, y eso es todo” 
Ghren suspiró descorazonado, y miró al viejo aasimar con los colores de los Desolados sentado en las sucias calles de la Colmena, abatido y mudo, con una mirada de reconocimiento. El bariaur se rascó los cuernos distraídamente y suspiró de nuevo. “No es sólo un lelo, es un colega Desolado. Tengo que ayudarlo, especialmente en este momento de necesidad... no tiene a ningún tío como tú o Ferno para que miren por él... no podemos simplemente dejarlo aquí; necesita que lo llevemos a la Casa de las Puertas.”  
Sareth resopló burlonamente. “¿Y eso por qué importa? Ya no sois una facción, igual que tampoco nosotros. No tienes por qué ayudarle sino te beneficia.” Sareth comenzó a mover sus pezuñas adelante y atrás, algo que solía hacer cuando estaba impaciente. Ferno, el sorprendentemente fornido y musculoso semi-elfo, se acercó a Ghren. 
Nada ... nada ... inútil ... vacío ... baladí ... ¿por qué? No hay esperanza, ni piedad, nada ...” 
Pensaba que tenías un punto...” 
Ghren le dirigió una última mirada de desesperación y se alejó en pos de sus amigos, pensando que no había nada que pudiese haber hecho, ya que ninguna de las cosas que pudiese hacer tendría en realidad ningún significado. 

La vida no tiene sentido. Esto resume la filosofía de la Cábala de la Desolación, y no hay mucho más que decir. No creen que la nada es el sentido, como la Guardia del Destino, si no que no creen que haya un sentido o significado en primer lugar. Lo más cercano a un sentido es lo que puedas encontrar dentro de ti, y cuando nada significa todo y todo significa nada, el interior parece triste y cualquier cosa menos cuerdo. Los Desolados constantemente luchan contra su propia cordura cuando tratan de encontrar su propósito interior, y la mayoría tratan de encontrarle un significado a su existencia mediante la caridad, dándole a la gente un alivio de este Multiverso despiadado y sin sentido. 

Filosofía: El Multiverso no tiene sentido,y no tiene por qué tenerlo. 
Apodos: Desolados, la Cábala, Loqueros 
Cuartel general: La Casa de Locos en el Pandemónium 
Principales razas: Semi-elfos, humanos, tieflings.  
Principales clases: Bardos, hechiceros, magos.  
Fáctol: Tyvold (CB macho elfo gris Clrérigo6/Guerrero5/Mago7).  
Miembros prominentes: Tessali (CB macho elfo gris Guerrero5/Pícaro6/Mago7), Ezra (NB macho bariaur Adepto1)  
Alineamiento: Cualquiera no legal 
Símbolo: Un yelmo con un resplandor negro tras él.  

FILOSOFÍAPara la mayoría de la peña, la idea de que el Multiverso no tiene sentido es una locura, pero para un Desolado la idea de que cualquier cosa tenga sentido sí que es una locura. ¿Qué pruebas se han encontrado sobre un propósito mayor? ¿Qué hace que la peña esté tan segura de que hay algún sentido en su existencia? Cero, nada. De entre todas las búsquedas realizadas, nadie puede encontrar un significado al Multiverso: nadie. Ni los Suplicantes, ni los Legados, ni siquiera los Poderes. Los Desolados conocen la verdad: no hay gran verdad, no hay un gran diseño. Ninguna razón. Nada. Encuentran la paz en la aceptación de esa realidad tal y como es: es lo que les permite encararse con el Multiverso, y consigo mismos. Bajan la mirada con lástima ante aquellos que tratan de forzar un significado para el Multiverso, y sólo pueden suspirar cuando otros les dicen que están locos. 
La Cábala de la Desolación cree que ya que no hay un significado en el exterior, todo lo que pueden hacer es tratar de buscarlo en el interior. El Multiverso es cruel y despiadado, todo locura y ruido. Habiendo comprendido esto, un Desolado tiende a desarrollar más empatía, y trata de repartir algo de la piedad que falta en el Multiverso. Entienden que no hay piedad en el Multiverso, porque la piedad emana del interior; de ese modo, tal vez -y sólo tal vez- puedan encontrar su propio significado interior a través de esa piedad. Incluso los malvados dentro de la Cábala de la Desolación realizan actos de caridad, no porque les importe la peña a la que ayudan, si no porque esos actos de caridad les ayudan a batallar contra la locura de carecer de propósito.  
Si bien a la Cábala le gustaría que más personas tomasen su punto de vista, nunca lo fuerzan. De hecho, ni siquiera reclutan miembros activamente. En realidad, cuando alguien se acerca a un Desolado preguntándole sobre cómo convertirse en miembro, el Desolado simplemente lo ignorará, más aún tras el Edicto de la Dama que expulsa a las facciones de Sigil. Tan sólo cuando el potencial Desolado se da cuenta de que todas las preguntas a las que ha estado buscando respuesta no tienen respuesta, sencillamente porque esa es la respuesta, es aceptado en la Cábala. Muchos de los potenciales reclutas son miembros de otras facciones que han perdido la creencia, y ya no ven el sentido de su facción, sus aliados y sus enemigos. Simplemente, deja de tener sentido. Y cuando no puedes encontrar nada en lo que creer, no creer en nada es más atractivo.  
La Cábala de la Desolación es un grupo de tíos deprimidos, a menudo mentalmente perturbados, que se dedican a ayudar a los demás. Si eso no convence a la peña de que el Multiverso es demencial y sin ningún sentido, probablemente nada pueda hacerlo.  

BREVE HISTORIAHace unos nueve siglos, más o menos, la Cábala de la Desolación surgió a la existencia. Su filosofía anti-filosófica atrajo a un montón de tíos en un primer momento, pero confundió a un montón más. Cuando la creencia puede cambiar la realidad a tu alrededor, creer en la nada puede parecer extraño, pero no creer nada en absoluto es demencial. Nadie lo entiende hasta que no entiende nunca más nada, y en ese punto puede elegir aceptar la cruda realidad o caminar por la senda de la locura. Nada tiene sentido, así que ¿por qué tratar de forzarlo? En lugar de eso, trata de concentrarte en tu interior, a ver si eres capaz de encontrar algún sentido allí.  
Naturalmente, esto atrajo a los cínicos planares que estaban cansados de las facciones y sus guerras filosóficas, y a aquellos cuyas creencias se estaban desmoronando. Así, la Cábala atrajo a aquellos que se habían perdido en el enfrentamiento entre ideales, a aquellos que se sentían abandonados de uno u otro modo por sus facciones o sus dioses, a todos aquellos que estaban listos para rendirse. A la mayoría de las otras facciones nunca les gustó que la Cábala les “robase” miembros, incluso aunque estuviese claro que esas facciones no estaban haciendo mucho por retener a esos miembros. A pesar de todo, con todas las facciones que han existido a lo largo de la historia de Sigil para oponerse a la Cábala, cualquiera podía pensar que ésta ya hubiese sido aplastada... pero siempre ha habido peña que piensa que si tienes demasiada oposición es que algo estás haciendo bien. Incluso en sus tiempos más bajos, la Cábala sabe que cuando una facción crece demasiado, algunos de sus miembros se desencantan y abandonan, y eso hace crecer sus propias filas. Este ciclo se ha repetido a través de la historia, con facciones que crecen y decrecen, y proveen a los Loqueros de oportunidades para crecer, a veces incluso demasiado, lo cual acaba generando problemas.  
Cuando un Desolado habla acerca del Retiro Sombrío, la mayoría de la peña piensa que se refiere a algún tipo de vacaciones. De alguna manera están en lo cierto. Los Desolados, luchando constantemente contra la locura en su interior, finalmente se rinden en gran número, y se van a un pequeño viaje mental que muchas veces dura por el resto de sus vidas. Esto sucede, extrañamente, cuando las filas de los Desolados aumentan mucho. La abrumadora pérdida de la creencia causa locura, que no puede ser tratada de manera eficiente por los pocos ancianos que realmente la entienden. Esta extraña enfermedad mental suele comenzar en lo más alto, y se expande hacia abajo, con el fáctol de los Desolados siendo habitualmente el primer enfermo. Mientras se extiende a través de las filas de la Cábala, la enfermedad deja atrás a los miembros más recientes, que deben dirigir la facción ellos mismos sin la guía de los Desolados experimentados que les precedieron.  
Sin embargo, se han vuelto más avispados a lo largo del tiempo. Han aprendido bastante de medicina y tratamientos, y el índice de recuperación actual de sus miembros es bastante más alto. Y aunque ha habido algunos casos individuales, la Cábala de la Desolación no ha sufrido un Retiro Sombrío masivo durante las tres últimas décadas, sobre todo por el hecho de que el ex-fáctol Lhar ha tratado de mantener el número de miembros estable. Ahora, con la desbandada de las facciones, ni siquiera están seguros de que pueda volver a suceder un Retiro Sombrío masivo. Ya ni siquiera se consideran una facción, si no un montón de tíos con ideas afines acostumbrados a lidiar con la locura. Esto no los ha detenido para seguir tendiendo su mano a los locos y a los necesitados, y continúan haciéndolo, ahora de forma no oficial.  
Muchos de los Loqueros decidieron hacer un viaje al Pandemónium después de que la Dama emitiese su edicto prohibiendo las facciones, y muchos de ellos nunca regresaron. Algunos permanecen en la Casa de Locos, el cuartel general de los Desolados en Cocytus, la primera capa de Pandemónium, tratando de evitar cualquier problema con la peña legal que ha llegado al plano recientemente buscando un misterioso artefacto que se dice que tiene el poder de resucitar a las deidades muertas. Otros han decidido asentarse en Vientosombrío, un burgo en Phlegeton, la tercera capa del Pandemónium. Pero por las razones que sean, se ha reducido el número de Desolados en la Jaula, pero no mucho. Este tipo de cosas han pasado varias veces en la historia de la Cábala. 
La mayoría de la peña sigue viendo la Cábala de la Desolación como un “montón de lelos” que están permanentemente deprimidos. A nadie le había interesado nunca antes la intrincada filosofía de la Cábala, y actualmente, la única peña que hubiese podido interesante ha sido barrida por la “fiebre de las facciones” de aprender todo sobre cada una de las facciones y los fáctols. Es conocimiento común que el ex-fáctol Lhar andaba siempre buscando a sus padres, pero a los Desolados no les importaba, y ninguno hizo nada al respecto. La apatía alimenta a la apatía, y la Cábala es una de las pocas facciones que no generó demasiado interés durante la “”fiebre de las facciones”.  
OBJETIVOSLa Cábala de la Desolación no presenta un frente unificado ni tiene un objetivo común. Cada miembro debe lidiar con las implicaciones de aceptar el Multiverso como lo que es. Mientras tanto, la mayoría de la Cábala trabaja codo con codo y con otras organizaciones para ayudar a los pobres, los perdidos y los locos, dirigiendo comedores, albergues y asilos donde se necesitan. Estos actos de caridad se consideran la responsabilidad principal de la facción, y su método más extendido para encontrar un propósito interior a sus vidas. Unos pocos Desolados toman la vida del caminante de planos, bien para extender la verdad allá donde nunca ha sido escuchada o para encontrar un sentido interior al crecimiento personal de la vida del aventurero.  

ALIADOSAunque la Cábala no tiene oficialmente ningún aliado, los Hombres de la Ceniza, la Guardia del Destino, los Hijos de la Misericordia, la Liga Revolucionaria y los Xaositectos se encuentran en buena disposición hacia los Desolados. Ahora que la Guardia del destino y la Liga Revolucionaria han movido sus bases de operaciones fuera de Sigil, los pocos que quedan no son aliados muy fuertes. Las relaciones son más estrechas quizá con los Hombres de la Ceniza, ya que ambas facciones son taciturnas y continúan llevando a cabo sus tareas con solemnidad en Sigil, los Desolados ayudando a los pobres, enfermos y moribundos, y los Muertos llevándose los cuerpos de aquellos a quienes los Desolados no pudieron ayudar.  

ENEMIGOSLos principales enemigos de los Desolados,el Signo del Uno y los Eutanastas, han dejado de existir como tales; los primeros uniéndose a los Creyentes en la Fuente para formar el Ojo de la Mente, y los segundos divididos en dos. A los Desolados aún siguen sin gustarles los Signófilos por imaginar a uno de sus antiguos fáctols fuera de la existencia, pero no guardan animadversión hacia el Ojo de la Mente, así que la Cábala se ha purgado de aquella amargura para centrarse en su trabajo. Mientras que los Hijos de la Misericordia son cordiales y a veces incluso echan una mano, cualquier Mataplastas estará tentado de romper algunos cráneos si los Desolados no se apartan de su camino. El resto de facciones están satisfechas con ignorar a los Loqueros y dejarles con sus manicomios.

Comparte esta entrada en tus Redes

Vistas:

Esta entrada ha sido publicada en el blog de un Miembro de la Forja de Marte y nosotros la recogemos aquí junto a miles de entradas relacionadas. Para leer el post completo, pásate por el blog del autor. No olvides volver aquí y compartirla si lo ves oportuno. Si crees que esta contenido no es apropiado, por favor, contacta con nosotros y háznoslo saber. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario